Mujer y esclavo

Los tiempos cambian y al fin la Mujer puede vivir su feminidad como le da la gana.

Atrás quedaron los siglos de pasividad, incompetencia, represión y debilidad impuesta al género femenino para dar paso a una transformación de valores completamente opuesta.

Todavía hay un largo camino que recorrer en ciertos sectores, pero personalmente no necesito reafirmarme públicamente. Muestro poder, iniciativa, fortaleza, agresividad, disciplina, dureza o inteligencia ante quien deseo hacerlo y cuando deseo hacerlo.

Y en FemDom, por supuesto, todo es mucho más evidente. El esclavo consigue su destino eligiendo vivir en obediencia a su Ama.

Muchos esclavos son perfectamente capaces de tomar decisiones que afecten a otros, pero no desean tomar decisiones sobre sí mismos, así que buscan al Ama que decida por él. Cuando el esclavo entiende que su existencia es más completa cuando obedece, todo encaja perfectamente.

Un esclavo es un esclavo, no un maridito ni un novio. Es alguien que se desvive por complacerme y hacerme feliz, atento a los detalles, sin más privilegios que los que yo deseo concederle.

En resúmen, la revolución cultural es un hecho, dentro y fuera del FemDom, aunque muchos no deseen verla.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *