Amas, Dóminas y curiosas

De vez en cuando recibo correos de mujeres consultándome sobre los mejores modos de ser Ama.

Vamos a ver… Ser Ama significa tener propiedades (esclavos), si no las tienes no eres Ama, aunque sí puedas ser Dominante.

Tampoco puedes fingir ser Dominante. O lo eres, o no lo eres. Si no forma parte de tu personalidad no vas a engañar a nadie por mucho tiempo. Los sumisos y esclavos perciben esas cosas. Pueden seguirte el juego mientras ven hasta dónde pueden llegar, pero te van a torear utilizando tus supuestas virtudes como Dómina y acabarán a los pies de otra que sabe cómo tratarlos.

No es suficiente (ni necesario) dar alaridos insultando a diestro y siniestro (al menos no  contínuamente :)) ni blandir una fusta con mohín de hastío y amargura. Quizá sea yo la extraña, porque durante una sesión de spanking mi cara de felicidad y mi sonrisa son notables.

Y, por otro lado, están las que vienen en plan “amigas de toda la vida” (cuando ni siquiera me suenan sus nombres) contándome batallitas lisérgicas y a la vez dejándome caer preguntas sobre el mejor modo conseguir dinero fácil de los perros… Esto último me resulta especialmente patético, porque si no sabes dominar a un esclavo bajo tus condiciones, ¿qué vienes a preguntarme a mi si ni te conozco a ti ni conozco a tus mascotas?

Señoras, ¡un poquito de glamour! Con tus perros puedes comportarte como una energúmena si quieres, pero recuerda que eres una Dama.

Aunque tampoco es que me quite el sueño, sinceramente. Cada un@ decide de qué modo desea vivir su vida. Viva la diversidad 😀

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *