Estética FemDom

Anoche mantenía una charla bastante interesante con una amiga por messenger. Ella se quejaba de la incomodidad de tener que estar todo el día dando una imagen impecable, con tacones interminables, encorsetada y manteniendo una pose altiva.

Nos moríamos de risa cuando le dije: Pues yo ahora mismo estoy sobre el sofá, con una camiseta gigantesca de mi esclava y… ¡¡nada más!!

Claro que me gusta ponerme guapa con botas altas, corset, minifalda de látex, guantes, empuñar mis látigos o cualquiera de mis juguetitos… pero no necesito “vivir en una pose” ni estar a disgusto.

FemDom es una cuestión de actitud, es saber controlar y someter incluso desnuda.

Y tampoco me sirve cualquier babosillo que se acerque con un calentón al verme como la personificación de sus fantasías, porque en cuanto ese calentón desaparezca, con él desaparecerá toda su prometida entrega eterna.

Me gustan los hombres que saben lo que significa (y practican) el respeto, la educación, la corrección, la galantería y un largo etcétera. Una puta ocasional me sirve para usarla un rato, no para quedarme con ella.

Se puede ser increíblemente femenina, sensual y Dominante hasta haciendo la compra en vaqueros 🙂

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *