Violación consensuada

La fantasía de violación es más común de lo que parece.

Normalmente se queda en eso, en fantasía, pero también es una de las prácticas reservadas a los poquísimos que están preparados para afrontarla.

Aunque en principio es una práctica consensuada, el esclavo será tomado sin su consentimiento, no sabrá ni cómo ni cuándo le pasará, quién intervendrá ni de qué modo o en qué circunstancias será.

El sentimiento de humillación es profundo al ver cómo su cuerpo y su dignidad son ensuciados y penetrados con cierta violencia física, sin dar opción a reaccionar.

Es una de las prácticas, junto al blackmail o el forced bi, para las que es necesaria una preparacón y una convicción importantes. Esa es la razón por la que, en la mayoría de los casos, se suele quedar en fantasía.

Y sí, es una fantasía muy habitual, independientemente de tu orientación sexual. Ya puedes relajarte. 🙂

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *