Vivir FemDom

No hay un manual para ser el sumiso perfecto, el esclavo perfecto ni el Ama perfecta. Nunca me he guiado por panfletos ratoniles de tantos que se pueden encontrar en la red sobre cómo debe ser cada uno.

Dejémonos de estupideces. Cada uno es como es y cada uno vive el FemDom como le da la gana. No hay una carrera universitaria con un título que acredite la maestría de nadie. El buen hacer lo da la experiencia y las vivencias de cada uno y cada cual se quedará con aquéllo que prefiera.

El primer paso es conocerse uno mismo y a partir de ahí desarrollar el rol (si lo hubiera).

¿Quién está facultado para afirmar que una práctica en concreto o los que disfrutan de esa práctica no hacen FemDom? ¿Dónde están los parámetros que delimitan qué es aceptable y qué no?

Me encuentro muchos jueces de teclado que se dedican a desacreditar a personas y cosas que jamás entenderán. Hoy no ha sido mi caso (¿raro, eh?), no he sido yo a quien han puesto en la picota, pero me he dado por aludida porque yo vivo mi vida como me da la gana, no como tres o cuatro “enterados” pontifican que he de vivirla. No me rijo por las reglas de nadie, vivo con las mías. Y yo sí vivo mi vida, no me dedico a ver cómo viven los demás.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *