Realidad y fantasía

Fantasear es visualizar cosas, personas, situaciones que representamos en la mente idealizando aquéllo que anhelamos o nos atrae de algún modo.

En ocasiones llevar la fantasía a la realidad puede decepcionarte, porque en tu mente las cosas suceden tal y como te gustaría que fueran, pero en la realidad las cosas y las personas no suelen interpretar exactamente el guión que tú has elaborado.

Sin embargo otras veces la realización de las fantasías supera tus mejores expectativas.

A base de experimentar, las fantasías son cada vez más concretas y definidas, ya que se van añadiendo novedades atractivas y eliminando aquéllo que no satisface.

La fantasía está motivada por el deseo y una vez saciado ese deseo aparecen nuevas formas más específicas del deseo.

Pasar de una imagen cerebral a la realidad significa hacerlo cognoscitivo y, en resúmen, unas veces puede resultar frustrante y, sin embargo otras cosas que puedes pensar repulsivas, acabar siendo completamente placenteras.

¿Qué sería del FemDom sin imaginación? 🙂

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *