Fetiche

Todos tenemos fetiches, unos más comunes y otros menos habituales. Se busca la belleza y lo estético porque sugiere lo placentero, aunque no siempre es así.

Tacones imposibles, ropa interior usada, sudor, pies, dirty talk, cuero, guantes, cabello, botas… cada uno tiene sus preferencias.

Fetichismo es el uso o atracción de símbolos (fetiches) a los que se da un uso especial, más allá del habitual. Y aquí entra cualquier cosa a la que nuestra mente adjudique ese valor.

La cesión de poder puede ser un fetiche, la personalidad del Ama, el uso de protocolo no deja de serlo… No sólo los objetos son fetiches; lo que puede ser considerado como tal y sus ramificaciones son infinitas.

La estética FemDom no carece de elementos para excitar y dejar volar la imaginación. Y, por supuesto, como buena manipuladora, hago uso de esos objetos de deseo a mi conveniencia. Incluso puedo utilizarlos como premio o castigo, ya que no dejan de ser susceptibles de actividades de trabajo en la mente que domino.

Algunos de los míos están en la columna de la izquierda. ¿Me cuentas los tuyos? 🙂

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *