esclava y esclavo

A estas alturas del blog ya sabéis que tengo tanto esclavas como esclavos y las diferencias entre ellas y ellos son importantes (además de las anatómicas y biológicas).

La finalidad de todos, independientemente de su género, es servirme y, de ese modo, colmar su satisfacción personal de sumisión.

Pero hay características notables que los diferencian. A muy grandes rasgos puedo citar algunas. La sumisa/esclava necesita una relación más afectiva e intensa en cuanto a sentimientos, se implica más de ese modo en la relación. Los esclavos son más ‘duros’ y anteponen que el Ama sea sádica, con don de mando y femenina, mientras ellas buscan sinceridad, responsabilidad e inteligencia.

El hombre sumiso es quizás más fetichista y visual y la mujer más instintiva. Las estructuras psíquicas son diferentes pero, aunque los detonantes no sean los mismos, la meta y la finalidad de ambos es idéntica: ser sometidos.

Sean cuales sean los estímulos primarios, la sumisión es el fin último (género e incluso orientación sexual aparte).

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *