Complicidad

Hay situaciones realmente morbosas, aún a pesar de que la persona con la que estás la conozcas desde hace tres días o un instante, en las que las cosas fluyen de un modo natural.

Con algunos aspirantes no hay química y aunque nos empeñemos en prolongar posibilidades y expectativas, si no existe ese feeling, todo acaba en un rotundo fracaso.

Pero cuando esa química se puede hasta respirar desde el primer momento, es indescriptible.

El otro día salí a cenar con uno de mis aspirantes y desde el minuto uno ambos nos sentimos muy cómodos. Hubo muchas risas y mucha charla amena. Se mantuvo en su sitio sin dejar de ser él mismo y aguantó mis ‘sorpresas’ y jugueteos con su mente como un campeón.

Un pellizco en el culo en la recepción del restaurante, un leve roce con mis guantes en su cara al sentarnos, la concesión de una petición en plena mesa al volver del baño, los nervios de una conversación peculiar en el coche que hacía que se saltara los desvíos y tuviera que dar vueltas para llevarme a casa…

Sí, definitivamente, la naturalidad de lo espontáneo es incomparable cuando existe la química.

2 Comments

  1. Lo que es indescriptible es su forma de ser una Dama
    Cuando el feeling es real y la Domina es morbosa, el sumí alcanza el nirvana.
    Si el Ama es egoísta, sabe lo que quiere y es hábil manipulando machos…, el devoto del FemDom la convierte en su Diosa.
    ¿Que puede hacer un creyente del DomFem, cuando ha identificado a su Mujer?
    – Intentar seducirla con su entrega
    – Aprender a servirla con dedicación
    – Atender sus deseos sin dilación.
    – Procurar su bienestar sin limite (físico y psíquico)
    – Disfrutar de su satisfacción merecida (sexual y emocional)
    – Suplicar siempre su presencia para adorarla.

    He sido admitido como candidato al Harem de CruelDama, cuando lo supe daba palmas con las orejas…, saber que sintió feeling conmigo y que me comporte como un campeón, me da esperanzas para ser admitido.
    El pellizco en el culo, fue como una descarga eléctrica y lo aparte como un gilipoyas…
    El leve roce con sus guantes de cuero, fue embriagador…, hipnotizado me quede al ver el estilo con el que se los quitaba.
    La concesión de mi petición, fue cautivadora…, su dominio sobre la situación subyugador, su seguridad sobre el efecto que causaría en mi, cruel.
    La noche estuvo plagada de sucesos imborrables…
    Cuando buscando su cercanía, me senté a su lado y Ud. cobijo mi mano entre las suyas… como aceptándome, en ese momento me hubiera subido el Everest corriendo.
    Cuando disfrutando con la actuación, se relajo y me uso de respaldo…, era la primera vez que tocaba su cuerpo, no sabia donde poner las manos, debía controlar mi excitación para que Ud. permaneciera apoyada sobre mi pecho, esnifaba su pelo procurando no alertarla, la veía riéndose y era feliz admirándola, la actuación estaba en una galaxia muy lejana.
    Verla andar por la calle, es el ejemplo de la sensualidad, Ud. ha visto como camina?…, eso si que es indescriptible.

    Reply
    • ¡Oh!
      Impactante comentario, limpiabotas-md, gracias por esa noche especial 🙂

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *