Meditando

No me gusta tomar decisiones “en caliente” porque tengo mucho carácter y sé que puedo hacer mucho daño si estoy enfadada. Además, si tomo una decisión no hay vuelta de hoja, la llevaré hasta el final.

Del mismo modo, tengo la suficiente sensatez como para negarme a tener una sesión si hay algo que me altera. Una sesión es algo muy serio como para no tener el control total de la situación. Y aquí incluyo la ingesta de alcohol, cosa de la que puedo prescindir ya que no soy una bebedora habitual, ni drogas, de las que prescindo absolutamente siempre.

Si hay algo que me ronda y me molesta, prefiero dejar que se enfríe y meditarlo antes de hacer las cosas precipitadamente. No hablo del menú para cenar, por supuesto, sino de cosas que pueden significar cambios importantes y radicales.

Eso sí, si una vez sopesado y meditado el tema en cuestión llego a la conclusión de que he de cortar por lo sano, ni pestañearé a la hora de aplicar dicha decisión y asumiré hasta las últimas consecuencias.

¿Dura? Tal vez, pero también segura de lo que deseo.

2 Comments

  1. Por experiencia se que las decisiones en caliente no siempre gustan en frío, sin embargo los que deseamos caminar siempre hacia delante…, asumimos los calentones y normalmente lo que intentamos es no volver a tomar decisiones impulsivas.
    A las personas maduras nos gusta controlar nuestra vida, me parece que la Dama que se convierte en Ama al conseguir un sumí-macho, le gusta controlar tanto su vida,como la de su propiedad.
    Una sesión sin control o donde el control lo tenga el esclavo…, es tan desmotivador para la Domina como para el sumiso.
    Cada uno sabemos como nos afecta el alcohol o las drogas… solo las persona maduras son libres para elegir como les gusta afrontar los acontecimientos y de que forma disfrutan mas-mejor de las relaciones.
    Una Señora que se atreve a reclamar el poder, debe sentirse segura de si misma, inteligente para hacerlo realidad y Dura para resistir los ataques de envidiosos o asumir la responsabilidad de una propiedad humana.
    Lo que quiero decir es que
    – los calentones son normales, pero la madurez hace que controlemos los riesgos y Ud. es la Mujer mas equilibrada y madura que yo he conocido.
    – practicar el DomFem con un sumiso es lo natural, para una Dueña con esclavo y una practica descontrolada genera desconfianza en la relación.

    Un sumi que se siente el hombre mas maduro y dichoso de ser educado por su Maestra.

    Reply
  2. … y ahora ya estamos todos acojonados…

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *