Sandeces

En medio de tanta polémica de saqueos impunes al país, es inevitable hacer aunque sólo sea una breve mención del tema. No me decanto por una tendencia política determinada, pienso que chorizos hay en todos los bandos. Sea el partido que sea el que se supone que ha de asumir unas responsabilidades sobre los servicios que es su deber proporcionar a la población, a la vista están los resultados de las diferentes gestiones.

Yo no voy a cambiar mi forma de vivir ni dejaré de ser Ama Financiera con esclavos a mi servicio, es cuestión de adaptarse a los tiempos que corren. ¿Que mis esclavos no pueden proporcionarme las últimas creaciones de una firma determinada? No supone ningún trauma, mis gustos son bastante concretos y, aunque caprichosa, no soy una fashion victim ni necesito caviar cada día.

Tampoco me dedico a expoliar a mis perros al límite, no se trata de despojarlos de cualquier bien material que posean sin más, sino de construir una relación Ama/esclavo en la que la sumisión financiera va incluida en mis exigencias.

Se ha llegado a decir de mi en una red social que he arruinado esclavos que han sido desahuciados. No puedo comprender la magnitud de esa mezcla de inquina, rabia, maldad y envidia juntas que llevan a algunas a perder los papeles de ese modo, aunque gente desquiciada y especímenes que se dedican a intentar desacreditar lo que no comprenden ha habido siempre, basta con bloquear tonterías. Ahora bien, está científicamente comprobado que la falta de orgasmos en la mujer produce histeria, yo no digo más… 😀

1 Comment

  1. Las histéricas arpías envidiosas seguro que si son fashion victim, se consideran las autenticas poseedoras de la única moral posible y practican el santo oficio de la represión, intentando aborregar al mundo..
    A los conservadores intolerantes les asusta lo diferente y confunden el ejercicio de la libertad individual con las malas costumbres.
    Los inquisidores del siglo XXI, creen que el resto del mundo esta corrompido y no soportan ver que hay libre-pensadores que les ignoran.
    Los fundamentalistas compulsivos, odian el progreso y saltan indignados ante cualquier practica que suponga abrir puertas nuevas para que la gente se exprese libremente.

    Un sumí-macho libre que ha elegido vivir de forma diferente a como desearían esos sepulcros marchitos.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *