Dudas y certezas

Alguien al que considero agradable y correcto me preguntaba ayer si no dudo nunca de mis convicciones. Mi respuesta fue que puedo dudar de un sumiso al que todavía no conozca bien, pero no de mis convicciones.

Puedo tener dudas sobre una decisión difícil a tomar cuando es algo trascendente, pero no tengo prejuicios, soy muy apasionada con mis cosas y me implico totalmente en lo que llevo a cabo.

Son años en FemDom (no diré cuántos, que una tiene su coquetería femenina y la edad sólo es algo circunstancial), avanzando cada día, aprendiendo de mis errores (que los hay) y responsabilizándome de los que me pertenecen.

Mi manera de hacer y de ser es la que es y no obligo a nadie a compartirla. Respeto que otros piensen del modo que sea y hasta, integrada en la sociedad como estoy, me cruzo e incluso me relaciono a diario con gente diametralmente opuesta a mi.

En el mundo hay lugar para todos, hasta para mi, una FemDom convencida. Y, aunque no todo sea siempre tan idílico y maravilloso como querría porque siempre hay altibajos, además de que llegar al momento que vivo actualmente es el resultado de toda una serie de años de experiencias, es la vida que he elegido vivir, la que disfruto y la que me hace feliz.

1 Comment

  1. Mi vida es un mar de dudas, supongo que es el estado natural de los sumisos.
    Me siento un libre-pensador, que aprende de sus experiencias, que esperaba obtener certezas con la madurez, pero la única convicción que he obtenido es que nunca se pueden contemplar todas las perspectivas.
    Me aprecio tolerante con las conductas que los demás emiten y admiro a los que se atreven a mostrarse como son.
    Mi devoción por el DomFem y mi inseguridad crónica hace que busque Diosas inteligentes que orienten mi vida.
    CruelDama pisa firme por su senda y yo sigo el paso sensual de sus altivos tacones, seguro bajo su yugo y convencido del lugar que me corresponde.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *