Una noche memorable

Anoche asistí a un fiesta muy interesante y divertida, de esas que hacía años que no encontraba. Lujosa, selectiva, privada, fetish, FemDom y hasta ginárquica.

Sí, sí, ya sé que la palabra ginarquía es un tabú imperdonable para algunos, pero yo no me avergüenzo de ella, al contrario, es una palabra estupenda 😀

Se tiende a confundir ginarquía con misandria o misoandria y no es lo mismo. Yo jamás haría apología del exterminio o limitación demográfica del macho, porque… ¿qué haríamos las Amas sin siervos? jajaja.

Este comentario jocoso se lo dedico a un incansable admirador que me manda mensajes a menudo con un extenso vocabulario en lo que se refiere a insultos y amenazas, que de lo demás no va muy sobrado. (Venga, chiquitín, empieza a rebuznar, que te oigo resollar desde aquí).

La fiesta perfecta, la anfitriona bellísima y encantadora, a la que reitero mi felicitación tanto por el evento como por el adiestramiento de los esclavos que nos servían (sé que me lee).

No daré nombres ni más detalles, que la discreción y el respeto a la vida privada de los demás son premisas imprescindibles.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *