Seamos coherentes

Hay todo tipo de Amas y Mujeres Dominantes, tantas como puedas imaginar. Más extremas o más suaves, frías o cálidas, intransigentes o flexibles, altas o bajas, blancas, negras, asiáticas, rubias, morenas, pelirrojas… cada una con nuestras preferencias y normas.

Hace tiempo que decidí usar a mis esclavos de la manera que me apetezca: física, psicológica o económicamente. Si obsequiar a tu Ama con dinero en efectivo o caprichos es algo que te supera, hay otras Amas con las que puedes llegar a un entendimiento.

Yo no persigo a nadie ni quiero a mis pies a nadie que no desee estar ahí, pero si es lo que realmente deseas, será con mis reglas (si te acepto), y si no te interesa me parece estupendo, pero no insistas en algo que sabes que no aceptaré.

Existe una tendencia muy marcada por parte de muchos sumisos de intentar cambiar al Ama. Algunos entran en una relación D/s con la intención (consciente o no) de que las cosas sean tal y como ellos las desean y, mediante manipulaciones más o menos evidentes, tratan de “dirigir” las cosas hacia sus preferencias. Y esto no funciona así.

Eres tú quien tendrá que amoldarte a mi, quien deberá complacerme. La relación seguirá el trayecto y el ritmo que yo desee. Y sí, hay muchas cosas a tener en cuenta, como responsabilidades familiares y laborales, pero tu relación conmigo será como yo decida que sea, no como tú fantaseas que será.

Creo que soy muy clara en todo momento, no soy el entretenimiento ni el capricho de nadie y no acepto manipulaciones. Sin embargo tal vez tu sí seas mi entretenimiento y mi capricho, ¿aceptas manipulaciones y que dirijan tu vida? jajaja.

Lo sé, tengo mucho morro, pero forma parte de mi encanto 😀

1 Comment

  1. Yo buscaba un Ama porque creía que solo en una relación DomFem podría ser feliz.
    Al principio descubres que te excitan las Damas, luego fui fetichista, mi personalidad progresista hizo que rompiera con mi educación machista para pasar a ser devoto de las Diosas y pase a idealizarlas.
    Las sesiones con profesionales me hicieron comprender que “dominar” como cliente un encuentro, no era tan satisfactorio.como había pensado.
    Las múltiples citas que he tenido, me han enseñado que la realidad es distinta de mis fantasías…, he intentado manipular, sibilina y sin pudor, a cuantas Dominas se me han puesto a tiro y al final he llegado a la conclusión que intentar transformar a un Ama es absurdo y frustrante.
    La madurez-experiencia me hizo buscar una Señora egoísta, consciente de su atractivo, que disfrutara sometiendo a un hombre, que se atreviera a realizar sus deseos y con la que hubiera feeling.
    Sabia que mi felicidad dependía de ser adquirido por una Domina y comprendía que las Diosas terrenales no son perfectas, como yo tampoco lo era…, ofrecía atención para lograr su bienestar y esfuerzo para que estuviera satisfecha, pero mi entrega nunca podría ser total…
    Con CruelDama tuve feeling desde el primer instante, me pareció tan seductor su carácter, como atractiva su conducta, procure bailar al ritmo que Ella marcaba para seducirla y conseguí que me impusiera su ansiado collar.
    Desde que estoy en su Cuadra aprendo a adaptarme y siento cierto orgullo de mis progresos…, he renunciado a mis limites y confió en la doma que mi Maestra me proporciona.
    Pertenecer a su Harem, es un placer para cualquier sumiso, cuando usa tus finanzas te sientes útil y valorado; cuando te manipula la voluntad, controla tu mente o juega con tus emociones, recuerdas que es tu Dueña, te sientes su devoto esclavo y quisieras adorarla como se merece una Diosa-Diabla; cuando explota tu físico, te sientes el sumiso real que soñabas ser, gozas del privilegio de estar a su lado y procuras satisfacerla para continuar a sus pies…
    .

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *