Confidencias

No he leído las 50 sombras del tal Grey, ni malditas las ganas que tengo de hacerlo, ni me cuestiono si esta o aquélla tienen esclavos o no (me importa tres pepinos la vida de nadie, que bastante tengo con la mía), ni pontifico sobre el mejor o peor modo de hacer las cosas.

Me río con un buen chiste (o quizás no sea tan bueno pero a mi me lo parece). No bebo alcohol habitualmente ni consumo ningún tipo de drogas… bueno, exceptuando el tabaco, que eso no lo perdono. Fumo tabaco negro, fuerte. Me causa ternura observar los esfuerzos sinceros de los que me pertenecen. Me crispan la mentira y el engaño, sea del modo que sea (y aquí incluyo la ocultación de la verdad). Me encantan los “juguetes” de tortura y el atuendo fetish. Me gusta sentirme guapa y, aunque no sea ya una jovencita, ser la Diosa de mis esclavos.

Soy mandona, exigente y controladora (a veces demasiado). Me entusiasmo con cualquier tontería y no paro hasta que hago de ella algo útil. Extrovertida, pero también reservada con mi mundo, en ocasiones hermética (a pesar de que aquí no lo parezca).

Me gusta el cine, el teatro, un buen libro, un regalo… Me cuesta halagar o recompensar una acción con palabras, aunque sí puedo recurrir a una caricia o un detalle mudo. Soy muy amiga de mis amigos, pero si veo doblez o me fallan, no vuelvo a confiar en ellos. Y tampoco sé fingir, la hipocresía me exaspera.

No soy fácil pero me considero una buena persona, con una ética sólida. No me gustan los ramos de flores, pero los bombones de licor son, junto con el salmón ahumado, de los mejores inventos culinarios de la humanidad. Pienso que el sexo existe para vivirlo sin trabas, o negarlo, que en todo se puede encontrar placer.

Aquí dejo este esbozo de mi, una Mujer Dominante con defectos y virtudes 😉

1 Comment

  1. Para un creyente del DomFem es un privilegio encontrar a su Diosa terrenal verdadera y poder hacer real sus sueños de esclavitud.
    Tener la oportunidad de conocer a una Dama mandona, exigente y controladora navegando por la red es un regalo inexperado y deseado por cualquier sumiso que busque Dueña.
    Saber los gustos de un Ama, nos da mas probabilidades de seducirla, que se divierta con cosas corrientes garantiza que disfrutemos juntos,
    Una Domina no puede ser facil, pero es un placer que le guste reír y que no tenga tabús para disfrutar del sexo o negarlo a voluntad.
    Un Hurra por las Diosas que se reconocen con sinceridad, que se sienten seguras siendo extrovertidas y se atreven a ser Diosas.en una sociedad machista

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *