Unos días de relax

Poco movimiento se veía estos días en Madrid con esto del puente y, aunque mis planes eran otros, tras fallarme alguien con quien pensaba divertirme, finalmente otra “víctima” se ha prestado gustosamente a saciar mis instintos 😀

Hoy escribo desde un tranquilo pueblecito, todo muy bucólico y campestre. Es increíble lo extraño que nos parece a los urbanitas la ausencia de ruido de fondo al que tan acostumbrados estamos. No hay tráfico, sirenas, muchedumbre… Por la noche, caminando por la calle, ¡puedo oír el eco de mis propios tacones!

Es fantástico perderse unos días en un escenario completamente diferente al habitual y dedicarse a pasear, ver películas, leer, navegar por internet, estudiar a tu presa y torturarla.

El sitio es precioso y la casa muy cómoda, así que me dedico a comprobar si el perrillo aguanta estoicamente mis embates. De momento ha bromeado diciendo que lo agoto emocionalmente. Veremos en qué acaba todo 😉

1 Comment

  1. Ji ji. Dale caña! !!!.
    Maria.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *