La evolución sexual del Poder

En la mayoría de las especies animales, la selección sexual se basa en la fuerza. Los machos compiten ante la hembra y los más dotados físicamente son los que al final obtienen la opción de aparearse. Los etólogos han demostrado que, por ejemplo, en los chimpancés la hembra elige si desea tener relaciones sexuales o no con el victorioso competidor.

La victoria obtenida por un macho no lleva implícito el apareamiento con la hembra que elija, sino que tendrá que desarrollar un cierto cortejo para ser aceptado por ella. En definitiva, es el sexo femenino quien tiene el poder de decisión.

Los machos compiten entre ellos para conseguir el primer escalón en la pirámide social, suponiendo que de esa forma la hembra los admirará y les permitirá desahogar sus instintos sexuales. Cuando consigue copular se siente el más poderoso de la comunidad. ¿Es realmente el macho el dominante?

En las sociedades humanas de nuestro siglo las mujeres competimos también en la pirámide socio-económica y nuestra innegable independencia hace que los varones necesiten aprender nuevas técnicas de cortejo para poder seducirnos. ¿Qué probabilidades de éxito tiene un macho prepotente?

Hay humanas que admiran la mayor fuerza física del hombre, pero esa sólo es una característica más que se puede usar para fines más creativos con la dirección adecuada 😀

Todavía quedan maltratadores, educados con costumbres machistas y que consideran “normal” humillar a la mujer, pero los tiempos están cambiando y cada vez hay más gente que considera que lo admirable es la inteligencia, entre otras muchas cosas 😉

1 Comment

  1. El eterno debate social e individual, sobre conservar lo que tengo-tenemos y progresar hacia un futuro incierto es especialmente relevante en comunidades fronterizas como las nuestras D/s.
    Yo creo que los fundamentalistas conservadores son los machos dominantes, y las hembras sumisas…, unos porque no asumen sus irreprimibles instintos y su dependencia sexual y las otras porque no se atreven a rebelarse contra la educación machista recibida. Suelen ser intransigentes y poco dispuestos a evolucionar personalmente.
    Los progresistas prefieren ser libre-pensadores, por un lado reconocen sus limitaciones y por otro intentan derribar los tabus condicionantes…, somos los creyentes en el DomFem, Dominas egoístas que reconocen su imperfección y varones sumisos que han sabido adaptarse a la supremacía de la inteligencia.como nuevo valor emergente.
    Un esclavo de CruelDama, devoto del DomFem, que ha encontrado a su Diosa inteligente y que disfruta de la vida cuando evoluciona-aprende de su Real Dueña. .

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *