El camino de la esclavitud

Como se suele decir, “en todas partes cuecen habas”. Me refiero a que una relación Ama/esclavo puede parecer maravillosa desde fuera y, aunque finalmente lo sea, para llegar a cierta estabilidad y que esa relación se consolide, hay que salvar algunos obstáculos.

Se empieza con mucha ilusión y ganas de crear un fuerte vínculo, pero a lo largo del camino no todo es tan idílico como pueda parecer. Siempre hay altibajos y, si alguna de las partes no es sincera con la otra, habrá malentendidos y rencores que destruirán esa confianza tan necesaria para que todo funcione.

La comunicación es imprescindible para que la complicidad fluya y, aún teniendo muy claro cuál es el lugar de cada uno, en mi caso existen además unas bases que doy por asumidas, pues suelo ser muy clara desde el principio en lo que espero de un esclavo.

Si el adiestramiento no avanza, por ejemplo, si tengo que estar repitiendo lo que ya se daba por entendido, tras varias recaídas en los mismos errores acabo por aburrirme y desmotivarme y el resultado puede ser la destrucción de todo el esfuerzo empleado hasta ese momento.

No digo que no tenga paciencia si un esclavo me interesa, al contrario, ni tampoco que a la primera de cambio lo despoje de mi collar pero, si ciertas actitudes persisten, mi interés irá decreciendo y buscaré en otro lado lo que él no me proporciona. Si un esclavo se entrega a mi y yo lo acepto imponiéndole mi collar, para mi supone asumir una serie de responsabilidades, pero para él significará el deber de servirme del modo que yo desee.

Ahora bien, cuando esos problemillas se resuelven, no existe nada mejor y es entonces cuando llegan esos momentos de orgullo y de verdadera consolidación de ese vínculo que constituirá la felicidad de ambos.

8 Comments

  1. Yo tengo que mejorar bastante en un aspecto concreto con el que decepciono a mi Ama y es que después de eyacular mi nivel de sumisión baja mucho y necesito bastante disciplina para mantenerme medianamente obediente.

    Gracias por compartir y a sus pies

    servus{Bastet}

    Reply
    • Te aseguro que no eres el único al que le sucede, os pasa a todos, en cuanto aliviáis vuestras urgencias, se os olvida toda esa entrega maravillosa. De ahí que nosotras utilicemos el control de vuestra líbido para manteneros expectantes y con la mente centrada en otros aspectos que consideramos más importantes.

      Trabaja con tu Ama en ese ámbito, Ella sabrá sacar lo mejor de ti para su provecho.

      Reply
  2. A mi también me ocurre, y es algo que me entristece. Muchas veces me ha pasado que cuando se dispone a vaciarme le he pedido que no lo haga, porque prefiero ir salida como una perra cumpliendo todas sus ordenes que relajado y no sirviendola como se merece.
    Me gustan sus reflexiones, siempre extrapolables a las vivencias de una misma.
    A sus pies, Cruel.

    Reply
    • Un placer Jessica{Venus}. Por cierto, intenté entrar en la invitación que me hiciste llegar pero no pude, ¿podrías enviármela de nuevo? Gracias 😉

      Reply
  3. Un collar no es un trozo de cuero o metal y la vida a sus pies tiene que ser el paraiso.

    Reply
    • Paraíso/infierno… dependerá de a quién preguntes y de cómo sea su comportamiento 😉

      Reply
  4. La comunicación es básica (ascendente y descendente) para establecer, consolidar y mantener una relación DomFem.
    El infierno se siente cuando uno esta solo y mas cuando has cedido el control de tu sexualidad al Ama, sin embargo es conveniente saber que ese infierno de contención y soledad sera la base de una buena atención pormenorizada.
    El paraíso se siente junto a la Dueña, cuando la notas satisfecha de tu entrega y eres la causa de su bienestar… en el paraíso, CruelDama jugara contigo, te provocara la libido hasta el limite de lo incontenible, te manipulara con maestría hasta domar tu mente, bailaras al ritmo que te marque, superando tus tabús mas reales.
    magic_de_Cruel

    Reply
    • Ciertamente, pero como digo en el post, también exijo lo que para algunos puede ser demasiado: entrega.

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *