Alguien especial

Os he hablado ya de varios de mis chuchos pero hoy le dedico el post a mi gato.

Lo conozco desde hace años y al fin consiguió reunir el valor suficiente como para abrir su mente y contarme, a través del WhatsApp, unas cuantas cosas que ambos sabíamos pero nunca llegamos a verbalizar.

En estos años hemos compartido varias cenas, innumerables conversaciones, confidencias delicadas (es una de las personas que mejor me conoce aunque pasen meses hasta que volvemos a contactar), risas y alguna que otra reprimenda.

En aquéllos primeros tiempos él era todo dulzura, muy sumiso y bastante confuso al ir descubriendo el BDSM y yo era… ¿cómo era yo? Creo que yo era exactamente como soy ahora, aunque tal vez un poco más traviesa y deslenguada, pero siempre líder.

No es que él haya cambiado, su personalidad es la misma, pero ambos hemos evolucionado desde entonces y nuestras vidas han transcurrido por caminos diferentes. Sin embargo siempre acabamos reuniéndonos y contándonos nuestras mil y una anécdotas ocurridas desde la última vez que estuvimos juntos.

Todos los que me pertenecen son especiales para mi y él es mi gatito. Nuestras vidas son muy distintas, estamos a muchos kilómetros de distancia y no sé cuándo volveremos a vernos, pero algo ha cambiado desde ese intercambio de WhatsApps. Es mío y lo sabemos, lo sabíamos sin decírnoslo. No tengo prisa, vendrá a mi, siempre vuelve a mi 🙂

1 Comment

  1. miau Reina
    siempre se vuelve donde le quieren a uno

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *