Sumisión a conveniencia

Ser sumiso no consiste en estar dispuesto a complacer al Ama en todas aquéllas cosas que a vosotros os apetece que ella os haga, sino en ser útil en todo lo que el Ama desee, precise o necesite. Esto incluye servicios y caprichos sexuales (o que os sean negados), pero no se limita a este tema.

El Ama juega con vuestra voracidad (yo soy muy partidaria del tease and denial) y la adapta a la suya, saciando sus instintos mediante la manipulación de los vuestros.

Tanto si vuestra libido es satisfecha como si no, yo no deseo una sumisión únicamente sexual de los míos. Respeto a quienes así lo elijan, pero si eres mío, lo eres durante una sesión, tomando un café en una terraza o en la cola del hipermercado.

Otra cosa es que me encapriche de alguien y lo use un rato sin mayores implicaciones. Pero mi sentido de la propiedad y de la posesión no se limitan al ámbito sexual. Y digo que no se limitan porque tampoco lo excluyen.

Hay frases muy esclarecedoras, como “estoy dispuesto a complacerla en facesitting, spanking, etc.” ¿Estás dispuesto a complacerme en lo que a ti te apetece? ¿estás dispuesto a ser complacido en lo que te atrae?

Qué poquito me gustan los listados de prácticas y cuánto disfruto de la improvisación comprobando hasta dónde sois capaces de llegar 😉

2 Comments

  1. Ha dado totalmente en el clavo, yo soy de los que piensan como usted.

    Un saludo,

    servus{Bastet}

    Reply
  2. Completamente de acuerdo Señora, así es como mi AMA me trata, soy suyo en cualquier circunstancia y momento, donde sea y para lo que sea y sus sorpresas e imaginación siempre me desbordan
    pelele{AM}

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *