Toma de decisiones

Es habitual que las presiones externas pesen más que la propia determinación. Es decir, normalmente una persona se deja llevar por la opinión general del entorno antes que arriesgar su status y reputación para acallar sus deseos internos y anhelos, haciendo lo que se espera de ella, en aras de no perturbar esa comodidad en la que ha instalado su vida.

También, aún dentro de esas condiciones, existen conductas de riesgo que son el resultado de decisiones inconscientes. Sin embargo, estas pequeñas parcelas aisladas constituyen un riesgo controlado en la mayoría de los casos.

A un hombre, por ejemplo, se le disculpa alguna que otra aventurilla extramarital porque “es un hombre” y ese hombre no renuncia a los pequeños placeres que se cruzan en su camino, y no sólo se le va a disculpar, sino que los amigotes le darán palmaditas en la espalda con sonrisitas de complicidad. Así que, esa actitud de riesgo, no sólo no supondrá un daño permanente para ese hombre, sino que si controla la situación de modo que no sea demasiado evidente para su entorno familiar, incrementará su prestigio ante la comunidad masculina.

No entraré en las consecuencias de cuando dicha acción es llevada a cabo por una mujer, pues todos conocemos los adjetivos que se le adjudican y el rechazo social que provoca. Esto se llama hipocresía, pero no es el tema de hoy.

Durante la infancia las decisiones importantes son tomadas por los padres/madres y por otros adultos, pero a partir de la adolescencia las decisiones van siendo cada vez más responsabilidad propia. Se aprende a distinguir cuándo no importa ceder ante los deseos de los demás u otras presiones y cuándo es importante seguir los propios criterios.

Uno de mis esclavos afirma que lo más cómodo de ser mío es no tener que tomar decisiones, ya que soy yo quien las toma por él. Pero él tuvo que tomar la decisión más importante: pertenecerme 😉

7 Comments

  1. Como un esclavo, puedo atestiguar la libertad que siento en no tener tomar decisiones y tener simplemente hacer como los deseos de mi Ama y postergando siempre con ella. Esto es todo lo contrario a mi carrera profesional donde soy yo quien toma las decisiones entonces mi esclavitud es en realidad una forma de liberarse de responsabilidad. Y Sí, Cruel Dama, eres bastante correcto cuando diga que ya he realizado la decisión más importante en entregar mi voluntad a mi Ama.

    Reply
    • Enhorabuena por tu decisión, Roxandra y transmite mis respetos a tu Ama.

      Reply
  2. “Uno de mis esclavos afirma que lo más cómodo de ser mío es no tener que tomar decisiones, ya que soy yo quien las toma por él. Pero él tuvo que tomar la decisión más importante: pertenecerme 😉 “

    …y yo aplaudo ese valor de HOMBRE con mayusculas para entregarse virilmente a la mujer que adora.

    Reply
    • Efectivamente, Mistress Roxy,hace falta muchísimo valor para tomar una decisión de ese calibre y ser consecuente con ella.

      Reply
  3. Si tratas de vivir una existencia ética a veces te encuentras con dilemas morales de los que no sales indemne, solo puedes sobrevivir a ellos y darte cuenta que no puedes ser el héroe que siempre quisiste ser. Es duro perder la inocencia. Eso es lo mas duro de tomar decisiones. Envidio tu libertad.

    Reply
  4. elnavegante

    Reply
  5. Que criptico, era solo reflexiones mías basadas en mi experiencia, este comentario tampoco lleva “pólvora” ��.

    elnavegante

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *