Quiero tu mente

Tal vez algunos de mis posts sean analíticos en cuanto a procesos mentales, comportamientos o personalidades. Y muchos entráis buscando un morbo más físico, pero a mi me fascina la Dominación mental, explorar lo que se esconde detrás de la fachada, esculpirlo a mi gusto o simplemente enfrentar a alguien a la realidad y observar sus reacciones.

Considero que investigar la mente es el primer paso para una Dominación real. Una vez esa mente esté predispuesta a una entrega genuina, puedo tomar lo que desee sin que todo se quede en una representación teatral de sumisión.

Si practico una tortura genital, un spanking en el que use todas mis herramientas (y no son pocas), aplico un castigo ejemplar o lo que me apetezca, lo disfrutaré plenamente si el receptor de mis caprichos se somete con la convicción de que me pertenece y no sólo porque le excita que lo use de vez en cuando.

Llegar a ese punto requiere mucho esfuerzo por ambas partes, pero el resultado es sublime.

La mayoría de los sumisos buscan la satisfacción inmediata adornándola con bonitas palabras de entrega, pero ¿qué Ama que se precie se cree un “soy suyo, mi Ama” dicho en el clímax de una sesión especialmente intensa cuando su comportamiento posterior echa por tierra toda esa devoción puntual?

Está muy bien eyacular en medio de cierto morbo, pero yo necesito algo más que palabras para sentir que un esclavo me pertenece.

2 Comments

  1. Gran verdad. No podemos medir la devoción por los comportamientos en momentos de éxtasis. En esos momentos es el cuerpo quien habla por la boca del afortunado.
    Y nosotros somos cazadores de mentes.
    mis saludos, Cruel Dama

    Reply
    • Saludos y bienvenido 😉

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *