El placer de lo prohibido

En mayor o menor medida, todos sentimos cierta atracción por transgredir las normas establecidas.

Es un “miedo consciente” gratificante, pues somos responsables de esa atracción y la controlamos.

¿Nunca habéis jugado mentalmente con la idea de colaros en el metro, esconder un cenicero en el bolso, “olvidar” pagar la consumición en un bar, eludir una obligación engorrosa para hacer aquello que no debemos… o mantener una relación candente con una Mujer Dominante en secreto? 😀

Unos se atreven a hacer alguna de estas travesuras y otros las descartan en cuanto pasan por sus mentes. Este deseo por lo prohibido está regulado por factores genéticos y del entorno, pero todos conocemos esa sensación, ¿verdad?

El riesgo a ser descubiertos puede resultar muy placentero.

Pero hay cosas muy peligrosas. Sopesa si merece la pena correr ese riesgo consciente en una falta hacia tu Ama. Unos cuantos que yo me sé todavía se están arrepintiendo de esa atracción por lo prohibido 😉

3 Comments

  1. Hay que reflexionar, sopesar los pros y los contras, y tomar una decisión de la cual no nos vayamos a arrepentir. Yo tengo esa pasión por lo prohibido y sentí que fue un punto de inflexión cuando se lo conté a mi pareja y comenzamos nuestra andadura FemDom, pero conozco casos en los que esta revelación salió mal y acabó con la pareja. Supongo que todo trata de la confianza, en uno mismo, y en la pareja. Para mi sería impensable ponerle “los cuernos” a mi pareja, y eso que ya he tenido ocasiones, para mi ir a visitar a una Mistress profesional (o no) a escondidas de mi pareja sería traicionarla y nunca lo haría. Preferiría olvidar este mundo, a pesar de ser importante para mi, porque más lo es Ella, o como mucho, y si las cosas no fueran bien, romper la relación para no hacerla sufrir, es lo más justo y valiente, y siempre hay que ir así por la vida, aunque sufra más, estaré bien conmigo mismo.

    saludos sumisos

    servus{Bastet}

    Reply
  2. Estoy totalmente de acuerdo en lo que respecta a transgredir, de hecho para mi es casi un tabú el que unas personas dominen a otras, incluso cuando asumo que es parte de como funcionan las sociedades, y que es incluso algo natural.

    La sexualidad, el morbo, tiene mucho de transgredir.

    Sin embargo en lo que respecta a no cumplir ordenes (especialmente las “arbitrarias”), para mi transgredir es lo contrario, es cumplirlas ��.

    Reply
  3. Soy elnavegante, y el anterior comentario es mío, tengo también mi ego como otros :).

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *