Dominación y manipulación

Hay una gran diferencia entre manipulación y Dominación. En esto estaremos todos de acuerdo.

En la comunidad BDSM existen enormes prejuicios ante la palabra manipulación y, como no puedo dejar de crear controversia siendo sincera, siempre me declaro no sólo Dominante sino que también admito ser una gran manipuladora.

Soy Dominante, es mi naturaleza: soy controladora, asertiva, autoritaria… Es mi carácter. Pero no soy prepotente, aunque pueda ser arrogante con los que me pertenecen.

También soy manipuladora, pues no siempre explico el por qué de lo que hago y envuelvo a mi presa poco a poco hasta llevarla a donde quiero. A veces me guardo ases bajo la manga para conseguir mis objetivos y “mover los hilos”. ¡Y lo admito! Es más, mis chuchos están encantados de que lo sea y que  les haga bailar a mi son sin que se den cuenta.

Pero a pesar de que la palabra “manipulación” suele tener connotaciones negativas, no siempre tiene por qué ser de ese modo.

Además, no sólo un Dominante es manipulador, hay sumisos realmente maquiavélicos que si no sabes atajar de raíz sus tejemanejes, acaban por dominar desde abajo al que se lo permite.

Es normal que el sumiso intente retar de vez en cuando a su Ama y, si permitimos este tipo de avances, ¿quién acaba dominando en la relación? Y aún diré más: si el sumiso consigue manipular a su Ama, acaba por aburrirse tarde o temprano, ya que ese tipo de relación no es la que realmente desea, sino todo lo contrario, necesita ser dominado por una personalidad que le haga sentir cuál es su lugar.

Puedo admitir que existan manipuladores con fines destructivos, pero considero que el sumiso es el principal responsable de saber a qué persona se entrega.

6 Comments

  1. Manipular a un esclavo es tanto un privilegio del Ama como un deber, me atrevo a decir. La cuestión no está, creo yo, en si hay que manipular o no; la cuestión está en hacer daño al esclavo, en un sentido real o sea perjudicarle, o no, y aquí entraríamos en otro debate cual es: ¿debe un(a) Dominante ser persona íntegra para ejercer la Dominación?. La respuesta es obvia, ¿verdad?. Y otra pregunta derivada: ¿Cuántas Dóminas y Dóminos son personas íntegras?. Tribuno.

    Reply
    • Buena aportación, Tribuno, gracias.

      Reply
  2. Yo he de admitir que en muchas ocasiones me he convertido en un manipulador, sólo por alimentar mis deseos egoístas, no pensar en mi pareja y centrarme en mis fetiches. Con lo bonito que es para un sumiso, dejarse llevar y disfrutar de las ideas y gustos de la Mujer Dominante, aunque sea a otro ritmo. Algún día seré el sumiso que quiero ser, mientras tanto, trabajo por ello y lo intento.

    servus{Bastet}

    PD. Lo castell de Cullera jeje yo también tengo una fotito en esos cañones, por cierto, me voy a pasar unos días allí en un par de días.

    Reply
    • “”Algún día seré el sumiso que quiero ser, mientras tanto, trabajo por ello y lo intento.””

      Pregunta trampa: ¿El sumiso que tú quieres ser… o el sumiso que tu Ama desea que seas? 😀

      ¡¡Pásatelo muy bien en Cullera!!

      Reply
  3. Los que cuestionan el poder manipulador de las Dóminas son aquellos cuyo unico poder proviene de una negociacion consensuada. Como su poder es muy pobre y la sumisa se lo quita cuando quiere, la unica forma que tienen de seguir presumiendo de amos es negando el poder manipulador que algunas mujeres ejercemos a nuestro antojo

    Reply
    • Así es, Mistress Roxy, opino que sin manipulación, ya sea directa o solapada, poca Dominación real existirá.

      Como mujeres tenemos muchas armas a desplegar y yo soy partidaria de usarlas a mi antojo 😉

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *