Improvisando

Sé que suelo decir esto, pero es que es totalmente cierto: el fin de semana fue muy divertido.

Con David López Rodríguez pasamos un buen rato y después, paseando por el centro, de repente decidí ir a la fiesta BDSM, pero como no me apetecía pasar por casa y volver, tuve que recurrir a la improvisación.

Me moría de risa porque ya era de noche y las tiendas estaban cerrando así que, corriendo de un lado a otro, conseguí colarme en una zapatería que ya tenía la verja medio echada con la excusa de ver una cosa un segundo. Cogí unas sandalias preciosas al vuelo (las de la foto) y me fui a pagarlas como si nadie me hubiera dicho que no atendían más.

De allí volando a por un corsé un par de manzanas más lejos. El que conseguí no tenía mucho que ver con la temática de la fiesta (la vuelta al “cole”), pero sirvió para salir del paso.

Como podéis ver en la foto del post de ayer, no llevaba ni gota de maquillaje y eso era un hándicap. Revolviendo en mi bolso encontré rimmel y lápiz de labios, pero nada más.

Entre risas y carreras ya cerca de Callao, vi unos grandes almacenes abiertos… et voilà, un poquito de corrector, una fina capa de base de maquillaje y todo en orden.

A veces lo que no planificamos acaba siendo muy divertido.

Y ayer… bueno, lo de ayer no estuvo mal, pero quedaron cosas pendientes que habrá que resolver pronto 😉

2 Comments

  1. Preciosas sandalias!!!

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *