Diosa humana

Me siento muy halagada por los comentarios que me hacéis llegar, ¿a quién no le gusta que su esfuerzo sea reconocido o a qué mujer no le agrada un piropo educado?

Sí, sí, también hay comentarios “de los otros”, como por ejemplo “maltratadora”, “enferma mental” y lindezas de ese estilo. Pero trolls ha habido, hay y habrá siempre. Admito críticas; faltas de respeto e insultos, no 🙂

Pero, a pesar de que os agradezco vuestras palabras, tengo que desengañaros: no soy la supermujer que os imagináis. Soy una mujer de lo más normal, con mis instintos y las cosas muy claras, con una larga trayectoria a mis espaldas, pero no estoy exenta de caer en nuevos errores y de seguir aprendiendo cada día.

El sumiso tiende a magnificar a la mujer Dominante y eso desemboca en desengaños tarde o temprano. Una Dómina no es un ser todopoderoso, es una mujer normal con los poderes que vosotros mismos le entregáis.  (Ahora pensad en lo que significa “una mujer normal”, jajaja).

Tampoco soy la única, ya que hay muchas otras Damas realmente admirables, tanto profesionales como amateurs, que a lo mejor no tienen un blog tan explícito como el mío o simplemente no desean compartir sus vidas, que yo tengo el honor de conocer a unas cuantas.

¿Diosa? Sólo en ciertos momentos lo soy, en esos en los que me siento magnífica ejerciendo el control, el poder y mi crueldad 😉

1 Comment

  1. supongo que la gente confunde términos. Se puede adorar a una persona, para otro tipo de contextos las religiones ya tienen bastantes divinidades 🙂

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *