Nadie hace nada

Ayer, paseando con mi esclava, presencié horrorizada una escena en plena calle. Hablábamos de acercarnos a una pastelería cercana y me fijé en una chica que caminaba cabizbaja. Un hombre le dió un empujón que hizo rodar sus bolsas por el suelo.

No acostumbro a meterme en altercados callejeros ni en reyertas ajenas, pero el personaje zarandeaba a la chica agarrándola por los hombros. Y ella no era precisamente una esclava disfrutando de humillación pública.

No hablo de una calle vacía, sino de una calle céntrica. Y nadie hacía nada. Nadie decía nada.

Cuando conseguí llegar a la escena, aquélla mujer sangraba por la nariz del puñetazo que había recibido. Y ahí ya no pude hacer otra cosa que tratar de captar la atención del agresor gritándole a mi esclava que llamara a la policía inmediatamente.

El tipo la soltó sin dejar de mirarla con odio, así que aproveché el momento para agarrarla por un brazo y ponerla detrás de mi sin apartar la vista del energúmeno. Me dedicó una mirada asesina, se dió media vuelta y se alejó con los puños apretados.

La policía llegó cuando mi esclava recogía las pertenencias de la víctima. Les contamos lo ocurrido, les dejamos nuestros datos personales y se llevaron a la mujer a urgencias.

Mi perra me dice “Ama, es que era el doble de grande que usted”… Es cierto que podría haberme agredido también a mi y yo no soy superwoman, pero en esos momentos todo pasa muy de prisa y esa fue mi reacción.

No os cuento todo esto para que me digáis lo maravillosa que soy ayudando a los demás, porque he visto peleas estúpidas en las que ni me he inmutado, pero esto era diferente.

Me sigo preguntando atónita por qué todos los que pasaban al lado de la escena, que no eran pocos, apretaban el paso y miraban hacia otro lado.

7 Comments

  1. Ama… acabo de descubrir su blog… y estoy impresionado… por su entereza y nobleza. Más motivos para desear un dia lamer sus zapatos con obediencia… un sumiso beso.
    Canisfideles

    Reply
    • Pues me alegro de que te guste el blog 😉

      Reply
  2. Por desgracia vivimos en un mundo que se está deshumanizando, y en las ciudades grandes mas, miro alrededor de mi y veo esa personalidad y me entristece como puede pasar se esté perdiendo la ayuda al prójimo, esas escenas y lamento lo que voy a decir son para linchar al ese tipo y que aprenda una buena lección.
    Casos así, me horroriza que en la época en que vivimos, todavía se pueda ver sin que pase absolutamente nada.
    Besos, Susi

    Reply
    • Así están las cosas, susi. Un beso.

      Reply
    • La mayoría de la gente estos días simplemente quiere evitar involucrarse en tal drama independientemente de qué daño podría hacer una persona a otra. Se demostró que sólo se necesita una fuerte voluntad de la persona para hacer frente a esos matones para hacerlos pensar dos veces antes de continuar su agresión y a menudo, una vez que una persona muestre algún espíritu como lo hiciste, otros unirse y respaldar a esa persona si es necesario. El problema es que, como apunta hacia fuera, rara vez es una persona tan molestos por lo que va a intervenir. Si has pensado en ello o no y si fue un estímulo de la cosa de momento a hacer, el mundo necesita más gente para hacer lo que hizo.

      Reply
  3. Señora,la gente ha llegado a un nivel de indiferencia y egoísmo que es increíble … curiosamente Una Sádica como es Usted, es sensible a este altercado … para que después digan que si el BDSM es esto o lo otro … bonita lección ha dado Usted Sra Cruel Dama con mis respetos 🙂

    Reply
    • No era mi intención dar una lección, cautivo, sino parar la locura de lo que estaba viendo. Pero sí, es cierto que la indiferencia general es tremenda.

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *