Un amigo

Alguien a quien aprecio me dijo un día que todos somos mediocres. Entre risas contesté: unos más mediocres que otros.

Este amigo, compañero de mil aventuras y risas, tiende a ser muy pesimista, tiene muy poquita paciencia con la gente y de vez en cuando desaparece una temporada hastiado de la estupidez humana.

Sin embargo, aunque tiene una opinión muy pobre de sí mismo, para mi es un tío genial. Tal vez sea cierto, como él dice, que a mi siempre me ha ofrecido una cara muy diferente a la que muestra a los demás. Pero con eso me quedo y eso es lo que cuenta para mi, su comportamiento conmigo.

Ha estado a mi lado en momentos difíciles, distrayéndome con tonterías que nos hacían llorar de risa a los dos (¡hasta compuso una canción para mi!). Aprendí mucho de él y aprendimos muchas cosas juntos. Es de esas personas que se mantienen al margen pero que siempre están ahí para apoyar y ayudar en lo que sea necesario. Al menos para mi, pues me consta que no le cuesta nada ser el más borde y cortante haciendo huir despavoridos a los incautos.

Somos muy diferentes a pesar de que hemos compartido (y espero que sigamos compartiendo) tantas cosas.

Como sé que se que se pone muy nervioso con las muestras de afecto y los halagos, no puedo evitar contaros lo buena persona que es y dedicarle un beso y mi agradecimiento (cosa que también odia).

Os preguntaréis si hablo de uno de mis esclavos. La respuesta es no, no es ni mi sumiso ni mi esclavo, es mi amigo.

Estoy deseando leer su comentario cuando descubra esta entrada que, conociéndolo, puede ser hoy o el mes que viene. (No temas, volveré a serpentear con tu música en cuanto se te pase el enfado, jajaja).

No acabaré el post ensalzando el concepto de la amistad, pues las puñaladas más dañinas son precisamente las de los que considerábamos amigos y tampoco quiero que la entrada quede místico/empalagosa, sólo es un guiño a alguien especial 😉

2 Comments

  1. Pues será hoy, no el mes que viene.

    Bueno… estoy anonadado… tantos halagos… Pesimista, poco paciente, misántropo, “hastiable” (que no “hostiable”, bueno… quizá sí), acomplejado, borde, cortante, excitable… no sé qué decir… me faltan las palabras. 🙂

    Gracias por su amistad… y por las risas.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *