Ser Ama Financiera

Hace un par de días recibí un comentario en el post “Respeto”, pero decidí no publicarlo porque no me gustó mucho el tono en el que estaba escrito. Sin embargo había varias preguntas que me parecen importantes y voy a contestarlas.

El autor del comentario decía que recurre a las Dóminas profesionales cuando las necesita y explicaba brevemente lo que es una profesional para él. Hasta ahí perfecto, nada que objetar excepto que mi entrada no era referente a lo que una Dómina profesional hace o deja de hacer, sino a lo maleducados que son algunos.

Y seguía así: Pero lo suyo de “no soy profesional, soy Ama financiera” no termino de entenderlo. ¿en que consiste realmente lo de Ama financiera? ¿se queda usted con la nómina de los que se atreven a ponerse a sus pies sin ni siquiera garantizar algún tipo de contraprestación?

Es evidente que el autor del párrafo no tiene mucha idea de lo que es un moneyslave, el esclavo que disfruta entregando dinero y regalos a su Ama, para el que el verdadero fetiche consiste en hacer esfuerzos y sacrificios económicos por complacer a su Ama, para el que la excitación absoluta es entregar no sólo su cuerpo, sino lo que el Ama acepte.

¿En qué consiste ser Ama Financiera? Habría innumerables respuestas a esta pregunta, ya que hay muchísimos tipos diferentes de Amas Financieras: las que desean dinero sin mayores implicaciones, las que refuerzan al esclavo con un control a distancia (práctica que yo misma hago a veces mediante muchas herramientas tecnológicas que hoy en día están al alcance de cualquiera) y las que establecen (entre las que me incluyo) relaciones D/s tomando al esclavo (que no tiene que ser un moneyslave necesariamente) a su servicio en las que el dinero es una de sus exigencias (aceptadas por el esclavo, por supuesto).

Para mi ser Ama Financiera no consiste en arruinar a nadie, ni el objetivo es quedarme con su nómina o propiedades, ni tampoco ofrezco más “contraprestraciones” que las derivadas de tomarlo como propiedad, es decir, no ofrezco un servicio, sino que es el sumiso/esclavo el que me sirve a mi.

Ha habido casos en que he frenado el ímpetu del sumiso porque me considero responsable de él. Puedo humillarlo y hacerlo sufrir, pero la finalidad es que ambos disfrutemos, no que acabe debajo de un puente estilo Carpanta.

Tampoco acepto a todo el que viene agitando un fajo de billetes con propuestas que no deseo, si no hay feeling, si viene con condiciones o si su desequilibrio mental es evidente.

Digamos que prefiero que me conozcan y conocer y, si existe la química y la complicidad, puedo considerar imponer mi collar. Eso sí, sin perder de vista que soy MoneyMistress, que admito que sí se me podría considerar profesional aunque yo puntualice para que nadie se llame a engaño viniendo con sus exigencias y que mi Nick es el que es 😀

Se me quedan muchas cosas en el tintero, pues mi mundo es muy amplio, pero creo que con estos párrafos es suficiente, que tampoco os lo voy a contar todo, jajaja.

4 Comments

  1. Mil gracias por el post, desconocía este tipo de fetichismo. Aunque no lo cuenta todo, ha aportado mucha luz a tanta tiniebla y ya empiezo a tener los conceptos mucho más claros.

    Reply
    • Me alegro de que al menos te haya aclarado algo.

      Reply
  2. Olé

    Sanney

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *