Morbo y deseo

El deseo nos hace vibrar, hace que todo adquiera un color especial.

Todo es diferente cuando ese  cosquilleo se instala en nuestras entrañas y alimentamos el morbo anticipándonos a lo que vendrá.

Esa sonrisa perversa que hace entrever mi lado oscuro, que hace volar mi imaginación hacia lo que deseo y de qué modo lo deseo.

A veces no hay un detonante concreto o demasiado definido. Una mirada, una palabra, un aroma, un recuerdo, una llamada… y el morbo aparece pasando de su estado abstracto a convertirse en una sensación física apremiante.

Ese juego mental de someter a un esclavo potenciando su deseo enloquecedor, maravilloso tease and denial, sensualidad, sexualidad, voracidad.

Pero, ¿qué os voy a contar a vosotros sobre el deseo, morbosillos? ¿Sois capaces de haber leído estas pocas frases con atención sin recordar momentos candentes y sin inmutaros? 😉

El erotismo de un gesto, la textura de la piel, el sonido de un látigo, un mensaje excitante que no esperas…

3 Comments

  1. Si te pones a pensar, hay muchos momentos morbosos y es lo nos encanta tanto. El repiqueo de unos tacones acercandose lentamente cuando estas indefenso. Mientras ella te mira desde arriba saboreando y disfrutando ese momento.Esos trocitos que ayudan a que surja esa quimica de morbo tan especial.
    Y si un post excitante, enhorabuena corto pero efectivo. Muy efectivo uffff…!!!

    Reply
  2. post con mucho morbo 🙂

    Reply
  3. Y cuánto nos gusta! 😀

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *