Renovarse

Estos días pasados os he comentado algo acerca de que estoy diseñando mi nueva página web y de que pondré una línea de teléfono.

La página va lenta porque la voy haciendo a ratos y, aunque utilizo un sistema de plantillas (no creáis que soy una gran programadora, al menos no de informática, jajaja), a veces no me gusta el resultado de una sección y lo borro todo para empezar de nuevo, así que me lo tomo con calma.

El teléfono del que os hablo es una especie de prueba. Sois muchísimos los que me mandáis correos electrónicos haciéndome consultas, pidiendo mi opinión sobre algo, ofreciéndome vuestros servicios, contándome alguna anécdota o simplemente os gustaría hablar conmigo en tiempo real.

No voy a dar mi teléfono personal, lógicamente, ese está reservado a unos pocos, así que probablemente acabe instalando una línea de tarificación adicional (803) en estos días. Mi tiempo es valioso y, además de que una línea de este tipo no arruina a nadie, de este modo nos respetaremos todos.

Que quede claro que no ofrezco servicios de sexo convencional y que si alguno es tan valiente como para llamarme con insultos o tonterías de ese tipo, por mi no habrá problema, dejaré el teléfono sobre la mesa, fumaré un cigarrillo con una sonrisa mientras hago otras cosas y permitiré que el iluminado pague por su estupidez en su factura telefónica. Así nos divertiremos todos.

No estaré disponible siempre, por supuesto, pero intentaré buscar alguna solución como poner en algún lugar visible del blog algún tipo de alerta que os haga saber cuándo podéis llamar, cuándo estoy ocupada y cuándo no estoy.

Todo esto son pruebas, renovarse para adaptarse a los tiempos que corren y ¿quién sabe? quizá finalmente el esclavo de mis sueños aparezca al otro lado del teléfono 😉

2 Comments

    • Es un proyecto, ya veremos 🙂

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *