Ejercer el poder

No soy poderosa porque llevo años sometiendo esclavos, lo soy porque mis esclavos me conceden el poder. Y, permitidme que os lo diga, es lo mejor del mundo 😀

No hay nada comparable a la sensación de saber que un deseo mío será cumplido, una orden será ejecutada, un capricho será consentido.

Me encanta que me mimen y tener la libertad de comportarme de forma egoísta con mis mascotas (y que a ellos les encante que lo sea).

Pero no es tan sencillo como aceptar una entrega y masacrar al esclavo sin más (o sí, depende de lo que ambos deseemos) 🙂

El sentido común es indispensable en las interacciones con los míos, aún habiendo excesos de vez en cuando. Con una entrega aceptada se adquiere también una gran responsabilidad y eso es lo que hay que saber manejar.

Una relación de dos la construyen esos dos, no uno solo. No creo en los sumisos totalmente pasivos que sólo esperan a que les hagan, ¡qué aburrimiento!, ni tampoco creo que yo pudiera limitarme a tomar lo que deseara sin dejar mi huella (aquí que cada uno entienda lo que prefiera).

Se puede humillar a un esclavo, se le puede ignorar, castigar, torturar, abusar… pero siempre que las dos partes lo disfruten. Yo disfruto manipulando, ejerciendo el poder y el control, apropiándome de esas voluntades que me alimentan y regalando pedacitos de mi crueldad. ¿Qué disfrutas tú?

2 Comments

  1. yo disfruto siendo manipulada, sintiendo el poder y control de Cruel Dama, siendo servicial y complaciente, dejándome llevar, siendo utilizada como desee la voluntad de mi ama, y siendo compensada con pedacitos de crueldad de Cruel Dama
    gracias Cruel Dama por dejarme ser su esclava
    sissy de Cruel

    Reply
  2. “Yo disfruto manipulando, ejerciendo el poder y el control, apropiándome de esas voluntades que me alimentan y regalando pedacitos de mi crueldad. ¿Qué disfrutas tú? “

    Lo mismo, mi Querida Dama

    besos

    Roxy

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *