Feminidad y elegancia

La linda esclava de un amigo me ha hecho una sugerencia sobre un tema que podría tratar aquí. Creo que es una buena aportación:

Sería interesante tratar en su blog la elegancia en el sentido más amplio posible, es decir, no solamente en cuanto al vestir. Se lo comento porque así como de usted se desprende claramente que la tiene, y especialmente en el trato directo, no la veo en otras Dominantes que he leído por ahí. También he visto que es algo que llama mucho la atención en los sumisos, quizá por esa búsqueda de la feminidad en estado puro.

(Ahora es cuando digo: ¡Wow!). Me siento halagada (omitiré el hecho de que me quieres mucho, así quedará incluso más impactante :D).

Supongo que cada una es como es. Hay Damas muy femeninas y otras que no lo son, sin embargo también tienen mucho éxito entre los sumisos. Yo creo que todas tenemos “algo” que nos distingue de las demás y cada una tenemos nuestros secretos.

Yo me siento muy femenina y disfruto de mi feminidad. Para mi FemDom es glamour, seducción, intensidad… pero lo es en todo, incluyendo esos momentos de humillación en los que puedo usar el vocabulario más ordinario o resolviendo una disputa con una frase contundente.

Feminidad y elegancia no son sinónimos de docilidad ni resignación, que es lo que durante siglos se nos ha impuesto a las mujeres. Aún hay mucho camino que recorrer, pero hoy en día una mujer puede desarrollar su personalidad y sus instintos sin dejar de ser femenina, fuerte y con esa seguridad de saberse y sentirse atractiva aunque no sea una top model.

Imagina una cafetería llena de hombres. Entran dos mujeres, una bonita pero insegura y otra no tan bonita pero orgullosa, sabiendo sacar partido de su físico, haciendo sonar sus tacones, mirando alrededor y agitando la melena que deja un rastro de un agradable perfume a su paso. Se sientan juntas, la guapa baja la mirada y espera al camarero y la otra aprovecha la pausa para retocar su lápiz de labios con descaro (sabiéndose observada). Supongamos que todavía se puede fumar en locales públicos y ambas sostienen un cigarrillo apagado entre sus dedos y no tienen fuego. ¿Cuál crees que será el cigarrillo que algún hombre encenderá antes aún sin pedirlo? 😉

Sólo es un ejemplo hipotético y apresurado, pero creo que se capta lo que quiero decir. Actitud, glamour, seguridad, feminidad, elegancia… en una palabra: FemDom.

5 Comments

  1. Sin ninguna duda, la segunda. Por lo menos a mí.
    Besos, Susi

    Reply
  2. Tiene toda la razón. Feminidad y la elegancia son un producto de la auto confianza y cada mujer deben saber ¿cuáles son sus mejores características y mostrarles con orgullo. Esto le da su confianza de que la elegancia. feminidad y actitud fluirá. La mujer más bella se disminuye si le falta confianza en sí mismo.

    Reply
  3. Actitud, glamour, seguridad, feminidad, elegancia… en una palabra: FemDom.

    ..y me quitó toda posibilidad de agregar algo.

    Gracias una vez mas, querida Cruel Dama

    Reply
  4. Disiento totalmente, la elegancia precisamente no es encender un cigarrillo, entrar en un bar con orgullo agitando la melena, la elegancia se lleva puesta, se nace con ella, puedes aprender a ser elegante, pero siempre te faltará algo, o se se tiene o no se tiene.

    Reply
  5. A mi modo de ver este artículo, debería ir acompañado del de Dominación financiera. Una Dominante con clase como es USTED, debe serlo gracias al esfuerzo y aporte financiero por parte de los esclavos a los que dedica su tiempo para educar. No olvidemos que la imagen que se trasmite es muy importante, y cuanta mas clase y elegancia por parte de quien dedica su tiempo a la educación de un inferior, mayor es el respeto que se le tiene. Es incompatible tener clase y estilo con un bajo nivel cultural. Yo no me imagino a una Dominante con una extensa cuadra de esclavos a su servicio, vistiendo de forma chabacana y hortera. El Glamour es esencial!!!

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *