Preciosos detalles

Me estoy desperezando como una gatita. Mi gripe persiste y se avecinan días de mucha actividad, así que hoy descansaré, pero todos tendremos mucho que hacer esta próxima semana.

No soy de excesos gastronómicos, aunque la perra siempre prepara algo especial en estas fechas y yo me dejo mimar.

Bueno, no me quejo, que mi malestar se hace mucho más llevadero abriendo los regalos que llegan a casa. El joyero italiano de ayer es una preciosidad, como también las botas, el corsé, la pulsera y los cheques regalo (gift cards) que cambiaré por los artículos que quiera (¡gracias a todos!). Esta semana llegarán unos botines y algunas cositas más. ¡Cómo disfruto con mis caprichitos! Algunos sabéis cómo hacerme sonreír 😀

El otro día alguien decía que doy la impresión de ser una mujer frívola y caprichosa. No me considero superficial, mis convicciones son fuertes. Pero lo de caprichosa no puedo negarlo, me siento muy bien permitiendo que me hagan regalos de todo tipo, que “me pudran” con atenciones y que se desvivan por complacerme 😉

Claro que quien hacía esa afirmación es una persona huraña, fea, malencarada y envidiosa (¡toma cera!), es decir, alguien que no tiene cabida en mi vida y se queda fuera rumiando su rabia.

En fin, fuera de España sólo está Papá Noel, pero aquí aún quedarán los Reyes Magos el 6 de enero, así que ya veremos cómo se portan los de Oriente.

¿Sabéis qué? Me encanta ser yo, jajaja.

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *