¿Qué eres tú?

Soy cercana y accesible, lo que no soy es tonta ni hipócrita y, si me has demostrado que estás podrido/a por dentro, de mi no conseguirás bonitas palabras. Ni feas. Simplemente no existes, porque las cosas podridas huelen mal y las aparto de mi vida.

Cada día que pasa tengo menos paciencia con las tonterías. ¡Con lo bonito que es tener una vida propia y ocuparse de ella! 🙂

Cada uno elige qué camino seguir, obviamente. Has ido tomando decisiones a lo largo de tu vida que te convierten en lo que eres, en quien eres.

Si eres buena o mala persona es por tu propia elección. Si eres una persona negativa, apática o rencorosa, es porque eso es exactamente lo que deseas ser, porque te sientes más cómodo con ello que intentando evolucionar y mejorar.

Yo no soy perfecta, pero me siento bien conmigo misma y me gusto tal y como soy. Es fundamental estar a gusto en la propia piel antes de guiar a otros o tomar el control de otras vidas.

Las pequeñas decisiones cotidianas son simples, las resolvemos de forma automática; pero las importantes requieren procesos estructurados. Y hablo de decisiones no programadas, esas para las que no hay un patrón repetitivo, las que requieren evaluación de opciones y hasta retroalimentación. En realidad el proceso es más complejo, pero no creo necesario extenderme más explicando por qué eres como eres.

Allá cada uno con sus decisiones, las mías las tengo claras. La vida es demasiado bonita como para perderme todo lo bueno que me ofrece 🙂

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *