Redes, perfiles y dramas

Resulta chocante que la gente se pelee y se acuse mutuamente en una red social concreta por denuncias de fotografías, grupos y perfiles.

Cuando creamos un perfil allí, aceptamos sus normas y nos permiten interactuar de forma gratuita. Siempre que respetemos esas normas.

Es cierto que muchas veces las decisiones que esa red toma son incongruentes, pero es un espacio gratuito y, si el nick que utilizamos no es nuestro nombre real, de nada sirven las reclamaciones, pues una de sus normas especifica que es obligatorio usar nuestro nombre y apellidos.

En uno de los grupos que moderaba allí hay verdaderos dramas y altercados por estas cosas. Está muy bien que la gente se entretenga como quiera, pero la vida tiene mucho más que ofrecer que un perfil en una red social.

Estuve años sin rehacer mi cuenta precisamente allí tras quince eliminaciones de mi perfil, una tras otra. Mi foto/avatar está denunciada por incitación a la violencia (es la que ilustra este post).

En el grupo al que hago alusión, puse un comentario hace unos días informando de que la política de esa red social prohíbe imágenes de genitales o contenido sexual explícito, que si fueran tan amables de evitarlo, no nos cerrarían el grupo. Hubo todo tipo de reacciones y decidí desmarcar mi comentario porque, sinceramente, yo tengo más que hacer que fiscalizar lo que hacen los demás.

Concibo una red social como un sitio al que entro a compartir cosas y pasar un buen rato, no a amargarme con tonterías o a pelearme con los demás. Es tan fácil como eliminar de nuestras amistades a aquéllos con los que no congeniamos o abandonar los grupos que no son de nuestro agrado, incluso podemos bloquear a quienes no deseamos leer.

Personalmente me niego a enfadarme por tonterías y la solución es muy sencilla. Yo creé ese grupo hace alrededor de seis años con la finalidad de reunir allí a personas afines aunque, tras una de tantas cancelaciones de mi perfil, el grupo quedó en otras manos.

Ayer abandoné ese grupo. Estoy en otros 150 y quien desea encontrarme, lo hace. La vida es mucho más que un grupo, una fotografía o una red social 🙂

1 Comment

  1. Realmente es así Señora, tal como lo cuenta. Demasiados enredos para algo tan sencillo.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *