Bla, bla, bla

A todas nos encanta que nos digan lo maravillosas que somos, que estamos preciosas con un vestido nuevo, arrebatadoras con unos tacones imposibles, impresionantes con… ¡Claro que nos gusta!

Pero yo disfruto más con hechos que con palabras. Las palabras se las lleva el viento 🙂

No me digas lo mucho que desearías pertenecerme, demuéstrame lo entregado que te sientes. Ya tomaré yo una decisión al respecto.

Las palabras siempre adornan, pero me precio de saber manejarlas a mi conveniencia y distingo perfectamente un intento de manipulación de la verdad desnuda. Ahora bien, si ese intento de manipulación se corresponde con algo que yo deseo, te haré creer que has conseguido tus objetivos únicamente para aprovechar la coyuntura y reservarme la posibilidad de reprocharte tu descaro.

Los piropos acaban por ser repetitivos y muchas veces suenan a baboseo, en cambio tu mirada de adoración, tu esfuerzo diario y tu aceptación de mis decisiones son cosas que me halagan mucho más que unas palabras que cualquiera puede pronunciar.

Poseo habilidades sociales suficientes como para saber cuándo me están haciendo la pelota y cortar de raíz lo que me resulta molesto sin perder ni un ápice de mi sonrisa ni levantar la voz.

¿Deseas conseguir mi atención? Haz un ingreso en mi cuenta, compra un buen regalo para mi y obtendrás, al menos temporalmente, mucha más atención de la que posiblemente merezcas. Aunque, por supuesto, seré yo quien decida cuánta te concedo.

¿Qué esperabas leer? ¿Que te voy a cuidar muchísimo y que jamás te haré daño como leo a tantas y tantos por ahí? No, serás tú quien me cuide (si te lo concedo) y te haré sufrir de mil maneras diferentes.

Soy más maquiavélica que tu, pequeño esbirro, ¿todavía no te has dado cuenta? 🙂

4 Comments

  1. Una claridad y sinceridad abrumadora, pero necesaria de todos modos. Para los que no tienen claro los conceptos basicos.
    La frase final del post me encanta. Es como si hubieses esbozado una sonrisa al escribirla.
    Saludos 😉

    Reply
    • Mi sonrisa rara vez me abandona, Daviz hs 😉

      Reply
  2. Si quieres una madre, no busques una Ama.

    Excelente entrada, Cruel Dama

    Reply
    • Gracias, Mistress Roxy. Pues todavía se extrañan (o, mejor dicho, hacen como que se sorprenden) 😉

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *