Bajo mi consideración

El camino de la esclavitud no es fácil y, aunque pruebo a unos y a otros, sólo me quedo con los mejores. Prefiero pocos y buenos a muchos mediocres o inútiles.

Detesto las excusas. Si eres mío es para facilitarme la vida, para complacerme y para obedecer, no para molestarme con actitudes que no te corresponden ni para tomar decisiones si no te autorizo.

Tengo en cuenta muchas cosas: tu entorno, tus problemas, que tengas un mal día y hasta los peces del Retiro. Pero la fidelidad y la lealtad de los míos significan para mi mucho más que palabras.

Si me defraudas, te borraré de mi vida. Si me honras, caminarás a mis pies. Como esclavo de mi propiedad, me representas y, aunque soy la primera en bromear y reír, no tolero impertinencias.

Le dedico este post a alguien a quien he decidido conceder un período de prueba. Hay mucho camino por andar y son muchas las pruebas que tendrá que superar. ¿Sabrá aprovechar la oportunidad? 🙂

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *