Liberales y BDSM

Sin ánimo de menospreciar a nadie, pues cualquier forma de disfrutar es completamente válida, existen grandes diferencias entre el colectivo de liberales y el de BDSM.

Muchos swingers realizan también algunas prácticas BDSM (y viceversa). No hay nada extraño en esto, nadie tiene la exclusividad de nada y cada uno decide qué hace con su vida. Sin embargo swinger y concretamente FemDom, tienen poco en común.

Desde mi punto de vista, y hablo de mi experiencia personal, hay un cierto rechazo solapado (y a veces no tan solapado) por parte de los swingers hacia las Mujeres Dominantes. Por supuesto, hay de todo, estoy generalizando, que nadie se ponga de los nervios, pero la gran mayoría de liberales (hombres) se decantan por ofrecer a sus parejas (mujeres) a cambio de la pareja (mujer) del vecino de mesa, cama, colchoneta o jacuzzi, mientras ellas aceptan y todo acaba en sexo.

Y es estupendo que todos disfrutemos de nuestra sexualidad como nos dé la gana, no critico, expongo mi opinión.

El swinger disfruta del sexo con aditivos, mientras que en FemDom y BDSM, además de unas prácticas determinadas, existe toda una filosofía. Para mi, FemDom es mi estilo de vida, no un juego sexual puntual.

Hace unos días puse un comentario en una red social solicitando que no me agreguen a grupos swinger pues, aunque no tengo absolutamente nada en contra de ellos y hay gente encantadora en ese colectivo con la que me llevo maravillosamente, yo no soy liberal, sino FemDom.

Vivo poliandria, no me rijo por convencionalismos y disfruto del sexo, eso sí, con quien yo quiero, como, donde y cuando yo quiero, pero nunca he sido swinger. Y no digo que yo sea mejor o peor, no, se trata de que hacemos y vivimos cosas diferentes.

2 Comments

  1. Tienes razon Cruel Dama. Swingers son swappers esencialmente cónyuge o conviviente que se complacen en tener relaciones sexuales con muchas parejas diferentes, una especie de juego. Femdom por otro lado es un estilo de vida y uno en el cual la hembra dominante toma a tantas parejas masculinas sumisas como ella desea o necesario para cumplir con su estilo de vida. Estos socios están dedicados a ella y sólo ella y definitivamente no los jugadores en un juego sexual.

    Reply
  2. Yo soy creyente del DomFem, varón y sumí…, mi sexualidad esta capturada por mi devoción hacia mi Diosa, por tanto mis practicas sexuales dependen de sus deseos e interés.
    La practica swinger ni me atrae, ni me motiva…, como creyente del DomFem la iniciativa es patrimonio de la Domina, que alguien la toque sin permiso, me repugna. Que una Mujer me toque el instrumento, seguramente me excitara, pero es mucho mas sugerente, que me haga caso mi Ama.
    Un sumí controlado por CruelDama

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *