Improvisando

Como trasnoché y me he levantado tarde, se me ha trastocado todo un poquito y todavía tengo que aterrizar en el mundo de los vivos, así que aún no tengo muy claro cuál es el tema del post de hoy. Y puede ser precisamente ese, la improvisación 😀

Es bueno tener una planificación en general pero, aunque sigamos un patrón o rumbo determinado con el fin de alcanzar una meta, no podemos ser cuadriculados hasta el punto de permitir que se nos escapen momentos deliciosos por no mirar alrededor.

Como en una sesión, por ejemplo. Se puede tener una apetencia concreta, una práctica planeada, pero ¿por qué limitarnos a una si se pueden disfrutar de otras a la vez y con infinidad de variantes?

Soy bastante creativa (las malas lenguas dicen que también retorcida), así que no me conformo con “lo que se espera que ocurra”, sino que en mi mundo todo es posible, ya que no cierro puertas a la espontaneidad y permito modificaciones sobre la marcha a la planificación previa.

Pienso en muchas cosas cuando quiero algo, visualizo la situación, el atrezzo, la escenificación… pero no me gustan los guiones blindados ni los teatros y aprovecho cualquier variable para llevar las cosas a donde quiero de diferentes maneras.

Como este post, por ejemplo 😀

2 Comments

  1. Improvisación, la espontaneidad y la innovación son la sal de la vida!

    Reply
  2. Que bonita la foto… seguro que su devoto adorador desea que sea una rutina esa dinámica.
    De acuerdo con Rosandra Fox, pero no creo que haya en el mundo mundial nadie que sepa aderezar el juego BDSM con tanta sal
    Un sumi que aspira a ser devorado por su Dueña

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *