Confidencias femeninas

Ayer fui a la peluquería con mi esclavo clown_de_Cruel, que se sentó en la sala de espera hasta que acabaron de arreglarme.

La chica que me atendió hablaba con una compañera sobre un dilema personal y, como no tenía nada más que hacer (odio la prensa rosa, que es lo que ofrecen a los clientes), escuchaba el diálogo.

Entendí que un ex-novio quería volver con ella y ella dudaba, aunque ahora está con otro que le da más estabilidad. Así que le pregunté: ¿Pero tu ex te divierte y por eso dudas, verdad? Ante su sonrisa me atreví a sugerirle que no renunciara a ninguno, ¿por qué no quedarse con la estabilidad y el cariño de uno y disfrutar de las emociones que le proporciona el otro?

La chica parecía muy convencional, así que no fui más allá en mis sugerencias, pero era evidente que le interesaban muchísimo mis palabras.

Y ese fue el momento que otro de mis chuchos eligió para llamarme por teléfono. Si estoy en público mido mucho lo que digo, pues no es cuestión de ir escandalizando a todo el mundo, pero cuando levanté la mirada, observé a través del espejo que la peluquera miraba confusa mi pelo y a mi clown, así que sonreí, le guiñé un ojo y le dije que no había ningún problema, que yo no renuncio a ninguno.

Al final resultó ser una chica majísima y hasta me pidió el WhatsApp porque decía que le daba mucha confianza hablar conmigo, pero esquivé la petición porque nuestras vidas son muy diferentes. Me dio dos besos cuando me iba y miraba con envidia cómo mi clown me ponía el abrigo y me daba el bolso y los guantes.

Ni le voy a contar mi vida ni acostumbro a ir dando consejos, pero era una chica muy linda que tal vez algún día descubra que puede tener todos los juguetitos que quiera a su disposición 😉

2 Comments

  1. Qué guay. Realmente las barreras nos las ponemos nosotros mismos con una ética y moral impuestas. Yo creo que cada uno hemos de elegir nuestro camino y sentirnos libres.

    Yo, por ejemplo, amo y deseo ser sumiso y casto y fiel a una sola Mujer. Hablando con Ella, he comprendido que Ella desearía un estilo más abierto para Ella, algo más cercano a la poliandria. Tras informarme sobre elli, no puedo hacer otra cosa que aplaudirla y animarla, y sobre todo darle un maduro apoyo. No sólo estoy de acuerdo sino que me parece natural seguir un estilo de vida así en una FLR, relajados y felices, sin celos de por medio.

    Pero claro, los tiempos los pone Ella y mucho me temo que estas barreras sociales de las que hable antes le pesen demasiado.

    Bravo por Cruel Dama

    Reply
  2. Un bravo por las Damas que se atreven a vivir la vida sin limitaciones, ni toleran que los convencionales sociales encorseten sus deseos.
    Otro bravo por los librepensadores que ponen en practica sus creencias y saben disfrutar sin emparanoyar a los demás.
    Un enorme bravo por CruelDama, valiente, independiente, propietaria de una cuadra-harem, que usa a su antojo y para su satisfacción.
    Un esclavo orgulloso de procurar su bienestar y feliz de verla disfrutar.

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *