Pruebas muy amenas

El otro día tuve un episodio muy divertido.

Ya os he contado que quiero hacer algún video y, de la guisa de la foto, hice una grabación corta con uno de mis chuchos.

El caso es que la acción transcurre cuando salgo del ascensor, recorro el pasillo y entro en cierto apartamento. Pero no iba a ser todo tan fácil 😉

Cuando subo al ascensor, intento abrir la puerta para salir y ser grabada y noto que alguien lo ha llamado desde otro piso.

Dejo que adivinéis qué pasó ahí, pero cuando conseguí volver a mi planta, desde el apartamento de enfrente nos observaban por la mirilla.

No sé qué caras pondrían porque no llegaron a abrir. Tampoco sé qué pensarían al escuchar los latigazos, o cuando veían mi lento taconeo por el pasillo, o cuando descubrieron a otra persona grabándome detrás, portando un hermoso collar de propiedad.

No esperaba encontrarme a nadie, era de madrugada en un día lectivo, pero estoy segura de que se lo pasaron divinamente haciendo conjeturas sobre la escena.

En fin, siempre hay imprevistos y sólo era una prueba. Habrá que buscar otra localización 😉

1 Comment

  1. me encanta su forma de escribir, describe usted la situacion de una forma muy natural, debe ser usted una gran Dama, se lo dice un humilde perro sin dueña. ivanmadrid34@hotmail.es

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *