Verdades y mentiras

A veces la interpretación de un mensaje escrito es errónea, no siempre captamos matices, entonación y muchas otras cosas que se pierden en las letras, aunque, puntualizo, los que estamos acostumbrados a intercambios de correos constantes sabemos leer entre líneas. Pero no siempre la intención de lo escrito concuerda con lo que nosotros percibimos.

Yo misma juego con la mente de mis chuchos hasta por escrito. Un mensajito morboso o una advertencia de vez en cuando les pone las pilas para que no pierdan atención en el servicio que me prestan o para que no olviden cuál es su lugar.

Tengo mi personalidad y mi carácter, aunque bromee y me ría muchísimo de todo, pero me molesta que alguien que me conoce dude de algo que yo le diga, pues no sólo no acostumbro a mentir, sino que la mentira es algo que no tolero. Ahí es donde se acaban mis bromas y permito que el que me ha cuestionado descubra por sí mismo la realidad. Y si descubro una mentira o un juego doble, retiro mi confianza a esa persona.

Pero me voy con otras cosas más lúdicas, que esta noche tenemos fiesta en la mazmorra y estoy deseando que sean las 11 de la noche. Creo que estará reñido el puesto de modelo del osteópata que impartirá el taller de quiromasaje podal 😉

1 Comment

  1. Dama sabe my bien lo que hace y lo que quiere.
    Estaré en la fiesta a ver si se me arregla la cifósis con el masaje en los pies.
    Gracias por las fiestas

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *