En pocas palabras

Aunque a veces me haga la tonta, no lo soy. Me doy cuenta de muchas cosas y no digo nada, las proceso y las guardo para no volver a hacer concesiones a quienes no las merecen.

Y ahí queda eso para quien lo quiera recoger 😉

No pierdo la sonrisa fácilmente. Hay tantas cosas que me hacen feliz que no permito que las tonterías les hagan sombra. Sin embargo soy tan poco amiga de hipocresías que, cuando alguien me cae mal o me falla, se me nota, aunque procuro ser diplomática siempre.

Y en esto no tiene nada que ver un rol u otro, que en todas partes cuecen habas, ¿verdad? 🙂

No me gustan los dramas ni rumiar ofensas y desplantes pues, como decía ayer, mi tiempo es demasiado valioso como para perderlo con cosas (o personas) que sólo aportan negatividad.

El tiempo acaba poniéndolo todo en su sitio sin necesidad de que malgaste mis energías con lo que no merece la pena. Además, me niego a vivir amargada y darle importancia a cosas o personas de las que puedo prescindir perfectamente. Pero jamás olvidéis mi primera frase: aunque a veces me haga la tonta, no lo soy 😉

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *