Gritos y apelativos

Ayer hablaba sobre algunas cosas que no me gustan, pero hay más.

No me gusta tener que levantar la voz. Si no me escuchas cuando te hablo, subes el tono de tu monólogo y no te molestas en escuchar lo que yo tengo que decir, no voy a subir yo el mío, dejaré que continúes con tu discurso e ignoraré el contenido, ya que tampoco me gusta que me corten cuando hablo y muchísimo menos enzarzarme en una discusión a gritos.

No creo que sea necesario, prefiero hablar con personas que saben escuchar y ser escuchadas.

Me molestan los que hablan a voces para hacerse notar, a no ser que estemos en una fiesta ruidosa y no haya más remedio que alzar la voz para comunicarse.

Es muy raro que yo grite, si exceptuamos una sesión intensa en la que puedo enfatizar una humillación, un castigo o una apetencia. Pero estas cosas transcurren en privado, con el interesado o la interesada.

Detesto que se dirijan a mi con apelativos como “cari”, “cielo”, “amor” o similares. Suelo torcer la boca de forma instintiva y, si la palabrita viene de boca de un sumiso, mi repugnancia se hace evidente. No soy tu amorcito, tu mujercita ni ninguno de esos empalagues que puedes usar con otra, no conmigo. Sin embargo no me desagrada cuando alguna amiga lo hace (dependiendo de cómo y de quién), pero un “Hi, sweetie” o un “Greetings, lovely” de otra Mistress (sobre todo si viene de alguien a quien admiro) consigue hacerme sonreír.

Hay muchas cosas que no me gustan, de hecho hay muchas más, pero aquí queda un pequeño esbozo 😉

4 Comments

    • Mistress Roxy! Kisses, darling!

      Reply
  1. Para mi este post muestra, una vez mas, la singularidad de una Diosa-Diabla y la independencia personal de CruelDama sobre las normas preconcebidas del FemDom.
    Confieso haber interrumpido alguna vez a mi Dueña, he padecido su indiferencia por la charla y la verguenza me ha inundado el alma.
    Confieso haber esperado su corrección elevando su tono verbal o tenia la expecativa que se impondria mediante gritos y me encontre con una Dama que persuadia usando su superior inteligencia emocional o corregia mediante la practica de una educación responsable (castigos-premios) sin voces…
    Confieso haber pensado en llamarla “cielo”, porque estar a su lado es sentirse en el paraiso, “amor” porque es lo que siento por Ella…,sin embargo pronto aprendi cuanto la digustan los empalagues.
    Confieso excitarme cuando me llama o me usa como “perro”, “puta”, “muñeco”…
    Un esclavo en aprendizaje constante

    Reply
    • No sólo te excitas de ese modo, zorra, ambos lo sabemos 😉

      Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *