Orgullosa

Alguien me preguntó hace unos días si estoy orgullosa de mí misma. Mi autoanálisis apenas duró unos segundos y mi respuesta fue un “sí” contundente.

Durante el transcurso de la tarde volví a meditar mi respuesta. Sopesaba mis errores y mis logros haciendo un balance no tan superficial de mi persona, incluyendo esos momentos en los que mis decisiones no fueron las mejores. Consideré el valor de salir a la luz públicamente mostrando mi rostro y mi interior en un blog, en redes sociales, en varias páginas web… y, por supuesto, añadiendo todo lo que no sabéis de mi, mi vida privada.

No soy perfecta, pero me siento bien conmigo misma y eso es lo que me sirve.

Mi mente trabajaba en segundo plano a medida que transcurría esa tarde de risas y confidencias. Cuando nos despedíamos, mi sonrisa se ensanchó y, ante la sorpresa de mi acompañante, volví sobre esa pregunta que me había hecho horas antes.

Sí, estoy orgullosa de mí misma. Supe salvar obstáculos tremendos que habrían hundido a alguien más débil, conseguí hacer mi vida tal y como deseo vivirla, no soy la mejor, ni la peor, aunque tampoco soy mediocre, tengo esclavos que me sirven y amistades como la persona con la que hablaba, gente de la que me siento orgullosa, a la que aprecio y que me hace sentir apreciada.

No soy un dechado de virtudes, mis defectos no son pocos, pero el resultado final de mis deliberaciones sigue siendo ese “sí” rotundo avalado por el hecho de ser una mujer feliz y segura de mi misma (y esto no lo puede decir todo el mundo) 😉

1 Comment

  1. Apreciada por sus amigos y por sus sumisos, y cuando se conjugan ambas cosas…..doblemente apreciada…..y mucho, sobre todo a medida que la vamos conociendo y vemos como el tiempo, con sus sin sabores y sus alegrias la han vuelto más y más fuerte (y guapa)
    gato_de_Cruel
    gato_de_Cruel

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *