Un ojo abierto

Hace sólo una semana que celebramos la fiesta del 24/7 y os echo de menos a todos, pero necesitaba desconectar un poco de la vida social y perderme por ahí, aunque el FemDom me lo llevo puesto adonde quiera que voy 😉

No desaparezco del todo, ya véis que sigo publicando aquí y peleándome con la informática a ratos, entre tutoriales y pruebas, hasta que consiga que las cosas queden como quiero.

Y no sólo me traigo mi fiel portátil y ropa ligera, también me acompaña mi maleta de las mil diabluras, esa que siempre está llena de cosas bonitas y mis juguetes preferidos.

Descansar sí, pero… ¿quedarme sin ponerme guapa y jugar con algún chuchillo? Eso nunca 😀

Y, como la tecnología está para usarla, tampoco mis esclavos se quedan sin control. Excepto uno al que concedí un paréntesis por varios motivos distintos, como observar su comportamiento en este tiempo de distancia, por ejemplo. ¿Me está defraudando o se comporta como se espera de él? Ambos lo sabemos 🙂

No me olvido de ninguno, a pesar de que a veces doy esa impresión. Y así lo prefiero, ya que se obtienen resultados tan sorprendentes como la verdad y la realidad sin presiones y sin que estén adornadas por bonitas palabras o excusas que no deseo escuchar.

Qué bonita es la sinceridad y cuánto se disfruta de la vida también en vacaciones 😉

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *