Resolución de problemas

A veces hacemos favores a personas de nuestro entorno porque no nos cuesta hacerlos, porque apreciamos a esas personas o simplemente porque nos apetece.

Lo sorprendente es que la gente se confunde muchísimo pues, si accedes varias veces, dan por hecho que estarás a su disposición siempre y, el día que tu respuesta es una negativa, se lo toman como una afrenta personal.

No tengo la obligación de resolverle la vida a nadie ni de cargar con responsabilidades ajenas, a pesar de que sí ayudo a quienes aprecio si está en mi mano. Pero no estoy obligada, lo hago porque deseo hacerlo cuando deseo hacerlo.

Si tu problema se va a convertir en mi problema, o si tienes el descaro de venir a mi con la prepotencia de dar por hecho que yo “tengo que” resolverlo, abusando de mi confianza, mi respuesta será una negativa.

Puedo ayudar a mis esclavos guiándolos con sus problemas personales, puedo ser comprensiva en algún momento porque, en una relación de larga duración, no siempre tenemos un buen día y hay factores externos que pueden influir en nuestro estado de ánimo, pero si alguno tiene la idea de que ser mío es que yo resuelva su vida convirtiéndose en un ser inerte y sin iniciativa para avanzar, esa relación no tendrá futuro.

Me precio de ser amiga de mis amigos y responsable de mis propiedades, lo que no soy es una ONG 🙂

1 Comment

  1. el error consiste en pensar que nuestra ama ha de estar a nuestra disposicion…………bffff, si duele incluso lerlo……nosotros estamos a su disposicion mi Reina
    gato_de_Cruel

    Reply

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *