Poder y control

¿Conocéis esa sensación de que, a pesar de que todo parece en orden, hay algo que no nos cuadra o que se difumina sin saber bien todavía de qué se trata, pero las alarmas se empiezan a disparar en nuestro interior? Odio esa sensación. Me gustan las cosas claras y diáfanas y, cuando algo está borroso, pongo cara de pocker hasta que todo se define. Esto es aplicable a prácticamente cualquier cosa: un comentario, una amistad, un esclavo… Estoy segura de que alguno ya se habrá dado por aludido. Suelo ir dejando pistas cuando estoy molesta y, normalmente, el culpable de mi malestar, por cortito que sea, acaba por darse de bruces contra lo que se le viene encima. Por eso doy un margen en el que puede rectificar, ya que a veces el error no es voluntario. Pero si el error persiste y no veo propósito de enmienda, mi malestar se resolverá de un modo u otro. No todo son risas, premios y placer. En cada adiestramiento hay que esforzarse de manera individual e imponer castigos cuando son necesarios. Hay alguien que está intentando redimir sus errores estos días. Espero que lo consiga y aproveche la oportunidad que le he dado. A veces no es sencillo tomar una decisión radical, pero cuando la decisión está tomada, no hay vuelta atrás...

La mentira

La verdad absoluta es subjetiva, sus límites se difuminan y cada uno la percibe a su manera. Sin embargo la mentira es claramente certera y nítida. La ocultación de la verdad es una forma de mentira. Y ambas cosas, la mentira directa y la ocultación de la verdad, son lo primero que un sumiso o esclavo ha de desterrar de su mente en la relación con su Ama. Te puedes equivocar, puedes cometer faltas sin intención, pero omitirlas para evitar un castigo significa que no sólo no respetas al Ama, sino que tu relación con ella es puro teatro. ¿Te das cuenta de que la mentira es una brecha que irá minando tu sumisión? ¿Tan etérea es tu entrega que te guardas parcelas sólo para ti cuando se supone que ella es la Dueña de tu cuerpo, tu alma y tu mente? Si te has sometido a alguien es porque ese alguien es lo primero, lo más importante para ti, tu cómplice, tu guía. ¿O sólo es tu Ama cuando tus genitales palpitan? Soy comprensiva con muchas cosas y nadie es perfecto, pero me defrauda mucho más el esclavo que oculta la verdad demostrando que no puedo confiar en él que el que me cuenta sus errores y me abre su mente para que sea yo quien juzgue y corrija lo que sea necesario. Si eres mío, te sentirás mucho mejor confesando tu culpa y acatando mi resolución, de lo contrario te expones a ser apartado de mi lado sin contemplaciones para que sigas viviendo tu hipocresía a tus anchas, pues eso es lo que tú mismo eliges. Es...

Una oferta diferente

Estoy colaborando en la búsqueda de un sumiso dispuesto a someterse y entregarse a una pareja D/s. El interesado deberá vivir en Madrid o, en su defecto, desplazarse cuando sea requerido. Esta pareja de la que hablo son personas muy serias y tienen muy claro lo que quieren, pero parece que no resulta fácil encontrar al sumiso real que se adapte a sus deseos. Este blog no es de contactos, ni mucho menos, sin embargo seré una parte activa en el tema del que os hablo, ya que de algún modo tutelaré a ese sumiso ayudando con su adiestramiento. El tiene años de experiencia real (con sumisas) y es heterosexual y ella es novata en el arte de la Dominación. Los aprecio mucho a los dos, de ahí mi apoyo a ambos. Son gente estupenda, os aseguro que el elegido estará en buenas manos. Se da la circunstancia de que viven fuera de Madrid, por lo que el contacto real con el siervo sería una vez al mes, aunque con control y contacto diario por otros medios. No desean un esclavo 24/7 (leed bien), y tampoco sería mío, sino de ellos, ya que yo colaboraré sólo al principio. Mis amigos desean construir una relación de larga duración con su futuro sumiso. El que esté interesado en la propuesta puede ponerse en contacto conmigo en mi correo y le daré más datos de todo esto. Es una oportunidad fantástica para todos los que deseáis una relación D/s real, aunque no sea la acostumbrada Ama/esclavo, sino Amo/Ama/esclavo. Pero ahora no vengáis a marearme con que os ayude a todos con vuestras búsquedas, que...

Castigo y adiestramiento

El tema de los castigos es muy personal, cada una impone correctivos y penalizaciones a su manera o del modo que considera más adecuado. A mi personalmente no me gusta castigar, pues significa una falta continuada y consciente del esclavo y eso es algo que me molesta porque aunque para él pueda consistir en algún tipo de provocación, para mi supone una falta de respeto. A una falta leve se le puede aplicar un correctivo, pero cuando la falta es grave no puede quedar sin respuesta. Y, por supuesto, si aún así el error persiste, hay que tomar medidas más drásticas. Recurro a un castigo cuando es absolutamente necesario, pero no lo disfruto por lo que ya he dicho. No acostumbro a castigar porque sí, pienso que ha de existir un motivo concreto, a no ser que me sienta juguetona y “castigue” por el placer de hacerlo, aunque es estos casos hago saber que hará tal o cual cosa porque a mi me apetece. Tampoco aplico o impongo castigos “en caliente”. Si estoy alterada prefiero dejar que las cosas se enfríen y, aún dejando pasar un tiempo (tiempo que el esclavo permanecerá a la espera de mi decisión), el castigo no queda impune. De este modo el escarmiento suele ser mayor que con un castigo inmediato y no meditado. No me gusta amenazar, o castigo o no lo hago, pero jugar con amenazas amortigua el efecto de lo que deseo conseguir. Y, ni que decir tiene, una vez cumplido el castigo el tema queda zanjado. No es bueno para ninguna de las partes insistir en una falta que ya...

Sadismo emocional

Ayer hablaba de ataduras físicas: bondage, kinbaku, shibari… Pero existen también esas otras ataduras que no se ven, las que se imponen por dentro. Nunca he ocultado que soy sádica emocional, además de física,  y puedo recurrir a correctivos y castigos psicológicos como método de aprendizaje del esclavo (o simplemente por mi propio placer, que no todo se traduce en castigo). Pero no soy únicamente sádica, soy sádica y Dominante, es decir, no me limito a disfrutar del sadomasoquismo sino que la Dominación/sumisión es una parte importantísima en mi vida (por no decir que es la principal). Incluso puedo ir un poco más lejos y declarar que el masoquista puro no acaba de gustarme (su personalidad es manipuladora y no deja de provocar constantemente para obtener esa cuota de dolor que desea). Prefiero al sumiso no necesariamente masoquista, que me entrega su dolor junto con su placer. No olvidemos que el umbral del dolor es educable y me resulta infinitamente más gratificante una entrega que un intento de manipulación o la demanda constante de las apetencias del que ha de estar sometido a mi voluntad. Con la doma psicológica se obtienen vínculos firmes y duraderos. Y no estoy hablando de un lavado de cerebro, que luego todo acaba tergiversado y malinterpretado. El sado psicológico no consiste en dedicarse a fabricar robots ni a anular personalidades, Señoras y señores, el sadismo emocional significa gozar manipulando el interior del sometido y, aún disfrutando con su sufrimiento, esa manipulación se puede enfocar hasta para desarrollar esa parte afectiva y esa autoestima que a veces llegan a mi tan dañadas. Como sádica infrinjo...

Esclavas y esclavos

Un esclavo preguntaba ayer en una red social si un Ama es más sádica con un esclavo que con una esclava. Mi respuesta fue la siguiente: “Personalmente soy sádica con ambos sexos, pero es cierto que tal vez por la resistencia física, puede que un macho despierte mi instinto de una forma más pronunciada. Pero no puedo generalizar, ya que depende del perro (o perra) que tenga delante, unos me inspiran una relación más suave y otros más dura.”Otro esclavo apuntaba: “Desde mi experiencia, he observado que las Mujeres Dominantes hacen diferencias significativas con esclavos y esclavas. El esclavo es tratado con más dureza (tanto física como psicológicamente), mientras que la esclava es una especie de su género, el ayudante respetuoso, un sirviente dócil que, no pocas veces, incluso ayuda a la Señora en la presentación del hombre del momento. Muy diferente es en cambio el caso de Doms/sums lesbianas, donde nos encontramos con la misma dureza, a veces incluso superior”.Yo no creo que sea una cuestión de orientación sexual sino que confluyen varios factores. En mi andadura he tenido esclavas realmente masoquistas y otras no tanto (y exactamente igual en el caso de esclavos). Considero que cada relación es diferente a las demás y yo establezco muy distintos tipos de relación con cada uno, sea hombre o mujer. Soy sádica, pero tampoco me apetece serlo con todo el mundo, ni con todos los que lo soy lo exteriorizo del mismo modo ni con igual intensidad. Mi sadismo, evidentemente, se centra en aquéllos que me ceden el poder y yo lo acepto. Tal vez haya algo de cierto en...