Fiesta BDSM Feminidad

Agotada tras una primera noche de un fin de semana que está pasando demasiado rápido, hoy sólo os dejo una imagen en movimiento, aunque algunos ya la habréis visto por algún sitio 😉 Esta noche habrá una fiesta BDSM organizada por Dómina Libertad, homenaje a la Feminidad. Os dejo el enlace por si alguien se anima a pasarlo bien y venir a divertirse y disfrutar en un ambiente muy agradable:...

Una sissy ganadora

El concurso “La más sissy” ha sido un muestrario de preciosidades, pero ha llegado el momento de elegir sólo a una. Y no ha sido fácil, sinceramente, me ha costado tomar una decisión. En principio me fijé en la estética, hay imágenes muy elaboradas, con poses, y contextos muy atractivos. Pero de ese modo se me hacía prácticamente imposible quedarme sólo con una, ¡me quedaría con todas! Así que pasé a fijarme en las actitudes… Y tampoco era fácil ir descartando a ninguna de estas maravillosas putitas, ávidas de complacer y a cada cual más viciosilla que la anterior. Pero ha llegado el día en que sólo una vendrá a conocerme (o conseguirá mi Messenger, lo que mejor le venga), y he tenido que buscar el modo de seleccionarla. Empecé a observarlas desde otra óptica. Me preguntaba a mi misma… ¿a cuál de ellas me apetecería más torturar? ¿a cuál querría ver a mis pies suplicando, mirándome con respeto y compartiendo esas “cosas de chicas”, experimentando con sus miedos y probando hasta dónde sería capaz de llevarla? Para eso necesitaría a una cuya “timidez” me estimulara para corromperla despiadadamente. Y entonces no pude dejar de enfocar la vista en una sola. He elegido a la sissy que quizás menos destaca entre tantas zorritas dispuestas, pero es la que más despierta mis instintos, la que visualizo apretando mis corsés, sirviéndome un café o sufriendo mis humillaciones con dificultad pero sin quejas. Y esa es susi, la número 10. Felicidades, nena, has ganado el concurso “La más sissy”, envíame un correo para que podamos charlar. A todas las demás os agradezco vuestras...

Concurso “La más sissy”

Hoy doy comienzo a un nuevo concurso que puede ser tan divertido como el de Humillación que terminó hace poco. Me gusta mucho vuestra participación en el blog y, como he comprobado que mis niñas sissies son las que más lo hacen, les dedico el tema. Una sissy es linda, delicada, dulce, coqueta… pero también putita y viciosilla. Mostradme lo perras que sois y lo bonitas que estáis ataviadas con vuestras mejores galas (o sin ellas, eso que lo decida cada una), enseñad al mundo vuestra sensualidad y todo ese vicio que rezuma por vuestros poros. Lo llamo concurso, pero no es realmente una competición, todas sois magníficas y admirables por mil cosas distintas, pero la protagonista de la mejor foto que me llegue podrá conocerme en persona (si le es posible venir a Madrid) o bien conseguirá mi Messenger para que charlemos de nuestras cositas 😉 Venga, mis gatitas, enviadme vuestras fotos a crueldama@madrid.com, iré publicando las mejores y le haremos saber al mundo entero lo maravillosas que sois. El 31 de julio conoceremos a la ganadora...

Sissies juguetonas

Me encantan las sissies. Son maravillosas muñequitas, dulces y solícitas, con muchas inquietudes y grandes deseos de ser adiestradas y vivir como lo que son, increíbles personas sensibles con mucho que dar de sí mismas. También me gustan los sumisos y esclavos masculinos, pero ¿por qué quedarse con una sola clase de perrillos pudiendo tener de todo un poco? Como siempre digo, cada uno me aporta cosas diferentes y valoro el esfuerzo y la entrega de todos. Una sissy es coqueta y muy cuidadosa con su aspecto personal, disfruta con lencería, maquillaje, tacones y cualquier cosa relacionada con el mundo femenino. Son estupendas sirvientas y proporcionan un gran abanico de posibilidades en una relación. Someterlas supone un sinfín de diversión añadida a una sádica emocional y física, porque tampoco es que estas putitas dulces y dispuestas sean tan inocentes, ¿verdad? 😉 Hay Amas que no disfrutan de feminizar a sus propiedades y lo respeto, por supuesto, pero para mi una sissy maid es alguien que sabe lo que necesita, que se atreve a ser lo que siente que es y además me complace en un tipo de relación diferente con alguien que carece de esos prejuicios que bloquean la capacidad de disfrutar como a cada uno le apetezca. No practico la feminización con todos, pero alguno que no se lo planteaba al principio, acabó descubriendo un mundo lleno de diversión...

Sissy maid

Una sissy tiene toda una filosofía: uniforme, conducta, disciplina, etc. Los colores mas populares del uniforme suelen ser negro o rosa. De seda, de vinilo, látex, tela, de French slut sissy maid, con muchos volantes. Una sissy debe comportarse como tal. Vigilará su comportamiento, su tono de voz, sus ademanes, su aspecto personal. Obedecerá a su Ama con una sonrisa y estará pendiente de todo lo que ella ordene y desee, desde tareas domésticas hasta cuidar la imagen y el cuerpo del Ama. Una sissy sabe que sus fallos serán castigados. Látigo, fusta, palmeta, están entre las formas de disciplina mas comunes. Hará las labores domésticas esposada o encadenada, llevará siempre el collar sobre el uniforme y los cuidará durante las tareas encomendadas. Hay mucho que decir sobre sissificación y, como veo que es un tema que os interesa a much@s, seguiré posteando sobre ello en otras...

Feminización y humillación

A un crossdresser le gusta ser feminizado. Normalmente disfruta con medias, maquillaje, pelucas, corsets, tacones y demás complementos convencionalmente femeninos. Pero aunque te encante verte transformada en toda una puta de tu Ama, la sorpresa vendrá cuando no te permita ponerte bonita para tu deleite, sino en una French slut sissy maid para el mío. Tal vez no siempre consigas ser una reina, quizá te sientas humillada viéndote como cualquier hombre ridiculizado vestido de mujer. ¿A que eso es muy diferente? ¿Feminización forzada? Sólo será forzada si no es lo que deseas. El esclavo ha de estar entregado a mi, no a sus fetiches o preferencias. Yo puedo disfrutar de la feminización, pero suelo tener un “plan B” para poner a prueba a los míos. No me gustan los pseudosumisos que buscan su propia satisfacción con la excusa de...